Cuarto ajuste

Siemens Gamesa castiga el empleo de las oficinas con su nueva estructura

Dos direcciones generales para las actividades de eólica terrestre y marina

Jochen Eickholt, CEO de Siemens Gamesa.
Jochen Eickholt, CEO de Siemens Gamesa.

El cuarto ajuste laboral desde que Siemens y Gamesa fusionaron sus activos eólicos en 2017, con 2.900 despidos, de ellos 475 en España, va tomando cuerpo. El tercer consejero delegado al mando desde la creación del grupo, Jochen Eickholt, ha diseñado una nueva estructura que estará operativa a partir del 1 de enero del próximo año. Surgirán dos direcciones generales, de operaciones y tecnológica, que concentrarán todas las actividades de eólica terrestre y marina, que antes funcionaban por separado.

La división de servicios, que integra a los técnicos de mantenimiento de los aerogeneradores, seguirá operando a parte. El traslado de esta organización a la actual Siemens Gamesa (SG) supondrá que cada puesto de trabajo será evaluado de acuerdo a su aportación a la rentabilidad del grupo renovable. Así que en principio no se plantean cierres de fábricas, sino recortes de empleos específicos.

Como se ha conocido, esto ha supuesto en España el recorte de 352 de empleos en las oficinas, sobre todo en los centros administrativos de Zamudio (Bizkaia), donde tiene su sede, de Madrid y de Pamplona. Otras 80 salidas afectarán a los profesionales con contrato eventual y 43 más a empleos "en rotación", como los ha definido el grupo.

En España, SG ya ha clausurado tres plantas desde 2017. Ahora cuenta con nueve centros. El de Asteasu (Gipuzkoa) queda fuera del ajuste y salva sus 250 empleos porque la reciente firma del convenio colectivo de la fábrica de multiplicadoras, con vigencia para los próximos años, incluye la salvaguarda de los puestos de trabajo.

En busca de 100 empleos en España

Con una paradoja. SG ha anunciado que pese al recorte laboral prevé aumentar plantilla en los próximos años "en diferentes áreas de crecimiento". De hecho, la web del grupo anuncia estos días la necesidad de cubrir 100 puestos de trabajo en España, en áreas relacionadas con el medio ambiente y la tecnología. La éólica marina es otro de los ámbitos de más futuro en este sector renovable.

La base industrial de SG en España está orientada a la eólica terrestre. En el país produce nacelles, multiplicadoras y generadores. Las fábricas se reparten por seis comunidades autónomas. En Euskadi, donde tiene la sede social y un centro de oficinas en Zamudio (Bizkaia), cuenta con las fábricas de Mungia, asimismo en Bizkaia, y la citada de Asteasu. En Castilla y León está implantada en Agreda (Soria) y en Burgos con dos centros, uno de ellos en Lerma. Su mapa fabril continúa por Sigüeiro (A Coruña, Galicia), San Fernando de Henares (Madrid) y Valencia.

El grupo recurrirá a las recolocaciones, en base a esa demanda de 100 empleos, a las bajas incentivadas y a las prejubilaciones como salida a los 475 despidos en España, según fuentes de las negociaciones del proceso, que ayer comenzó con los contactos con los sindicatos. En un encuentro por vía telemática del departamento de recursos humanos de Siemens Gamesa con los representantes de las centrales CCOO, UGT y ELA.

SG anunció que "los cambios en la plantilla se ejecutarán en función del resultado" de estas negociaciones. La filial de Siemens Energy se da un plazo de dos años, hasta 2025, para materializar los 2.900 despidos en todo el mundo.

Normas
Entra en El País para participar