Energía

La firma de renovables de Béjar pone en venta un 30% y se valora en más de 2.000 millones

Bruc Energy ficha a Santander y JP Morgan para buscar un socio que apuntale su crecimiento

La firma de renovables de Béjar pone en venta un 30% y se valora en más de 2.000 millones

Bruc Energy se revela como la nueva estrella de las renovables en España. La plataforma fundada por Juan Béjar, presidente de Glovalvía y exCEO de FCC, busca un nuevo accionista que apuntale su plan de crecimiento. Pretende con ello vender un 30%, en una operación que valore la firma en más de 2.000 millones, según indican fuentes financieras.

Béjar comparte el accionariado con dos fondos de inversión. Por un lado, se reparte el 50% de la compañía con el canadiense OPTrust, con el que lanzó la plataforma de renovables. En 2019, vendieron el otro 50% al fondo de pensiones británico USS por 225 millones. Esto valoraba la compañía en 450 millones.

Desde entonces, la compañía ha experimentado un crecimiento fenomenal. En 2019 contaba con apenas 4.000 MW en energía solar. Ahora, de acuerdo a su página web, su capacidad es del doble y supera los 8.000 MW. Al tiempo, el boom de la inversión en renovables no ha hecho sino que crecer.

Desde 2019, Bruc ha ido reforzando su cartera con compras. En 2021 adquirió a Forestalia 2.000 MW, de los que la firma aragonesa mantiene la gestión. Y también compró otros 1.000 MW a OPDE. También se adjudicó 100 MW en la última subasta de renovables. Esto ha multiplicado la valoración de la compañía, que supera ya los 2.000 millones de euros, según indican fuentes financieras.

La compañía busca ahora un nuevo socio que apuntale esta nueva etapa de crecimiento. Para ello, la empresa ha contratado a JP Morgan y Santander. La idea es que suscriba una ampliación de capital con la que la compañía pueda ejecutar su pipeline. También se plantea la posibilidad de que los dos fondos presentes en el accionariado utilicen la oportunidad para vender todas sus acciones, o al menos una parte, y hacer caja.

La compañía contaba con otro socio más, Macquarie, que decidió desprenderse de su participación, que fue adquirida por los actuales accionistas. Entonces también vendió un paquete de termosolares que Bruc compartía con su accionista al fondo alemán Commerzreal por 110 millones.

Bruc multiplicó sus beneficios en 2021. Según las cuentas de ese ejercicio, las últimas depositadas ante el Registro Mercantil, pasó de ganar apenas 600.000 euros en 2020 a casi 10 millones de euros el año siguiente. Los ingresos, por su parte, se multiplicaron por 8. Pasaron de 2,5 millones a 15,68 millones. Esta mejora en el resultado fue un espaldarazo a la apuesta de Béjar y los fondos por esta firma, que se embolsaron el año pasado siete millones de euros en dividendos.

La mayor presencia de la compañía que pilota Luis Venero como consejero delegado está en España, donde cuenta con tres plantas en operación, doce en desarrollo y otro más en construcción. A nivel internacional, el grupo está presente solo en Japón, donde tiene 14 plantas. De acuerdo a las cuentas anuales, aproximadamente el 30% de los ingresos procedieron de estas plantas en Japón, que están todas ellas en operación. Otra de sus palancas de crecimiento es dar el salto de la solar a la eólica a través de la hibridación, con lo que sumaría 1.000 MW más a su cartera.

La compañía afronta la venta con una deuda financiera por 2,3 millones. Esta se corresponde, en su mayoría, con líneas de financiación otorgada por Santander y CaixaBank, blindados con aval del ICO. Tiene, además, otros 1,8 millones en préstamos concedidos por sus propios accionistas, que han sido cancelados durante 2021. La caja asciende a los ocho millones.

La operación de Bruc da cuenta de que el apetito de los inversores por las renovables españolas no cesan. La guerra en Ucrania y el corte del suministro de gas ruso a Europa no ha hecho sino incentivar al Viejo Continente a dar el salto final a las renovables. Los fondos ven aquí un imán para posicionarse en este sector, ante los planes de inversión que prepara la UE. Prueba de ello ha sido la OPV de OPDE en este verano, la única compañía que ha conseguido saltar a Bolsa en el último año.

Normas
Entra en El País para participar