Consultoras

EY logra el mayor crecimiento en dos décadas con unos ingresos de 45.400 millones de dólares

La firma invirtió 3.200 millones en auditoría, innovación, tecnología y talento. Defiende que con la escisión en dos puede servir mejor a sus profesionales, sus clientes y a los grupos de interés

EY logra el mayor crecimiento en dos décadas con unos ingresos de 45.400 millones de dólares

EY obtuvo unos ingresos combinados globales de 45.400 millones de dólares en el año fiscal que finalizó en junio de este año (FY22), lo que supone un aumento del 13,7%. Se trata, por tanto, de uno de los ejercicios más exitosos en la historia de la organización, con el mayor crecimiento alcanzado en casi dos décadas, fruto del plan estratégico EY NextWave, enfocado en ofrecer valor a largo plazo a los profesionales que forman parte de EY, sus clientes y la sociedad.

Según una nota facilitada por la compañía, todas las líneas de servicio de EY registraron un fuerte crecimiento de los ingresos. Consultoría experimentó un incremento excepcional del 24,5% hasta alcanzar los 13.900 millones. Mientras que Estrategia y Transacciones también avanzó un significativo 22,8%, y alcanzó los 5.900 millones de dólares. Auditoría creció un 6% hasta los 14.400 millones. Por su parte, los ingresos de Fiscal y Legal aumentaron un 7,9% y se situaron en los 11.300 millones.

Como parte del compromiso a tres años anunciado el año pasado de invertir 10.000 millones de dólares, este año EY ha invertido 3.200 millones en auditoría, innovación, tecnología y talento. Esto incluye 1.000 millones en una plataforma tecnológica de assurance que mejorará la capacidad de proporcionar auditorías de alta calidad y responder rápidamente a las expectativas cambiantes de los reguladores, los Gobiernos, los organismos de normalización, los comités de auditoría y los consejos de administración.

Nuevos títulos máster

Asímismo, durante el pasado ejercicio fiscal, EY invirtió 300 millones de dólares en formación, lo que se tradujo en una media de 59 horas por empleado. EY ofrece más de 250 acreditaciones de aprendizaje -conocidas como EY Badges- en una serie de disciplinas: inteligencia artificial (IA), blockchain, emprendimiento de impacto, planificación de la cadena de suministro, DE&I y prácticas empresariales sostenibles, además de formación técnica en contabilidad y fiscalidad.

También se han anunciado dos nuevos títulos de máster en colaboración con Hult International Business School. Las titulaciones -en Business Analytics y Sostenibilidad- están abiertas y son gratuitas para todos los profesionales de EY junto con el EY Tech MBA de Hult International Business School. En total, 95 personas se graduaron con un EY Tech MBA y 10 más forman la primera promoción del Master en Business Analytics este año. También se han graduado un total de 130 personas en el Tech MBA y en los programas de máster. EY también ha abierto la EY Tech University en Palo Alto (California), donde imparte programas de tecnología disruptiva para altos ejecutivos y clientes.

En materia de sostenibilidad, EY se convirtió en emisor negativo de carbono a nivel mundial en el año fiscal 2021, un paso importante y significativo hacia la ambición de la organización de ser net zero en 2025. En el ejercicio 2022 logró una reducción del 56% de las emisiones frente al ejercicio 2019 y sigue persiguiendo esa finalidad de llegar a ser net zero en 2025.

Aparte de los avances para ser más sostenibles, la firma está centrada en el desarrollo de alianzas y en la creación de ecosistemas innovadores para abordar los mayores retos del mundo relacionados con el clima. Los equipos de EY han proporcionado soluciones de sostenibilidad a más de 3.000 clientes, basadas en la tecnología y con diversas alianzas con empresas como Enablon, IBM, Microsoft y SAP.

Plan de escisión

Además, EY ha desarrollado una metodología específica para ofrecer garantías sobre la información no financiera, según la Norma Internacional sobre Encargos de Garantía (ISAE 3000), aceptada y publicada por el Consejo de Normas Internacionales de Auditoría y Garantía (IAASB). La organización también ha publicado nuevas orientaciones sobre la auditoría financiera para ayudar a los equipos propios a incorporar los efectos de los riesgos medioambientales en los estados financieros.

Este año, EY ha evolucionado con su enfoque en la diversidad y la inclusión incorporando explícitamente la equidad. Ahora se denomina Diversidad, Equidad e Inclusión (DE&I), lo que permitirá avanzar en el compromiso de contar con un entorno inclusivo y la eliminación de las barreras que impiden la igualdad, para que todos los profesionales puedan prosperar de una manera equitativa y con las mismas oportunidades. EY sigue siendo una organización con un propósito y una cultura fuertemente comprometida con la D&I (Diversidad e Inclusión).

En este sentido, durante este último ejercicio, el 35% de las promociones a socio, director y director ejecutivo fueron mujeres. En total, este año se produjeron más de 2.400 ascensos a estas categorías, el mayor número de promociones en la historia de la organización de EY.

El comunicado de la firma dando cuenta de los resultados también menciona el plan iniciado para escindir a la compañía en dos. Tal y como explica, el Comité Ejecutivo Global de EY pretende que la entidad se separe en dos organizaciones distintas y multidisciplinares. Una sería una red global de firmas multidisciplinares comprometidas con los servicios de Assurance, Fiscalidad y Asesoramiento con todas las capacidades necesarias para realizar auditorías de alta calidad, servir al interés público y centrarse en la agenda del CFO y la sostenibilidad; la otra sería una nueva entidad corporativa global que comprendería Consultoría, Estrategia y Transacciones (SaT), la mayor parte de Fiscalidad y servicios gestionados.

"Al dar este paso, EY puede servir mejor a sus profesionales, a sus clientes y a los grupos de interés. Este movimiento creará mejores y más dinámicas oportunidades de carrera; aprendiendo más, asumiendo nuevas funciones y explorando diferentes opciones de movilidad", explica el comunicado.

La compañía considera que con dicho proceso de separación se podrá beneficiar de un mayor acceso al capital para reinvertir en las personas, en los servicios y en las soluciones para los clientes, centrándose así en los temas que más importan e interesan.

"También significaría más opciones para los clientes, tanto para los servicios de auditoría como de transformación, y realizando un enfoque aún más fuerte en las prioridades ESG, así como más oportunidades para desarrollar nuevos programas de responsabilidad corporativa, como las coinversiones en proyectos "verdes" para que podamos tener un mayor impacto en los países que operamos", añade.

Ambas organizaciones se centrarán en los valores y en el propósito, conservando la sólida cultura de EY y su compromiso con el desarrollo e innovación. "EY se compromete a profundizar con los socios de las firmas miembro de EY, cuyos votos determinarán si seguimos adelante", concluye el comunicado.



Normas
Entra en El País para participar