Andalucía se une a Madrid en la deflactación del IRPF y la supresión de Patrimonio

El presidente andaluz actualizará el 4,3% de los tres tramos de renta menor de 40.000 euros

Juanma Moreno, presidente de Andalucía.
Juanma Moreno, presidente de Andalucía.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, se sumó ayer a la estela marcada por la presidenta madrileña al anunciar que bonificará al 100% el impuesto sobre el patrimonio y además deflactará el IRPF, con efectos en la declaración de 2022, que es del que habrá que rendir cuentas al fisco el próximo año.

Según los cálculos realizados por el Ejecutivo andaluz, esta rebaja fiscal supondrá un ahorro de 360 millones de euros para los contribuyentes andaluces.

Esta eliminación de patrimonio, pese a tener un coste recaudatorio de apenas el 0,6% del total de la recaudación. Fuentes de Hacienda señalan que 20.661 contribuyentes han pagado 120 millones por patrimonio este año, lo que supone un “regalo fiscal” de 5.800 euros de media para los patrimonios más elevados.

Durante su intervención en un acto organizado por el grupo Joly, el presidente andaluz señaló que Andalucía ganó 280.000 nuevos contribuyentes, que no tributaban en Andalucía “por miedo a las herencias”.

La deflactación de la tarifa del IRPF adelantada ayer por Moreno, es decir que se actualizará en función de un 4,3% y no por toda la inflación prevista para el cierre del presente ejercicio, se llevará a cabo en los tres primeros tramos, donde están integrados aquellos contribuyentes perceptores de rentas inferiores a los 40.000 euros anuales. Además se actuará sobre el mínimo personal y familiar en la declaración de 2022.

En Madrid, su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ya adelantó en su caso una deflactación de la totalidad de la tarifa del IRPF.

De esta manera las dos comunidades en manos del PP han unificado su política en materia del impuesto de la renta, como consecuencia del importante incremento de la recaudación tributaria con el repunte de los precios y entienden que estas rebajas quirúrgicas de impuestos es otra forma de ayudar al ciudadano dotándole de una mayor renta disponible.

El último dato de recaudación tributaria hasta julio lo confirma. Se ha registrado un incremento de los ingresos de 22.283 millones de euros frente a 2021 hasta un total de 146.235 millones de euros, el 18% más.

Deflactar tarifa

Cuando la inflación medida por el IPC alcanza niveles como los actuales, por encima del 10% o como cerró 2021 con una media del 6,5%, si no se actúa, se produce un importante mordisco en la renta de los contribuyentes. Se conoce como subida en frío.

Si el Gobierno no mueve ficha mediante la actualización de los componentes del IRPF y no eleva ni la tarifa del impuesto ni el resto de los elementos, como los mínimos exentos, en función del IPC se produce un incremento de la presión fiscal, una subida de impuestos palpable a la hora de ver el ritmo de la recaudación que publica la Agencia Tributaria, y que el PP está aprovechando esta circunstancia, en su crítica al Gobierno dentro del debate de la fiscalidad.

Fiscalidad en frío

A modo de ejemplo, la no actualización del IRPF este año, en función de la inflación media del 6,5% de 2021, ha supuesto un aumento en frío de 4.110 millones de euros, según se desprende de un estudio del catedrático José Félix Sanz. Si este dato se desagrega por contribuyente, la mayor carga fiscal alcanza los 199 euros per cápita de media, ya que este estudio pone de relieve cómo el sobrecoste del impuesto recae en las rentas más bajas. Teniendo en cuenta que la inflación media para el presente ejercicio puede rondar entre el 8% y el 9%, puede dar una idea del coste que puede representar de cara a la declaración que debe presentarse en 2023. Hasta julio pasado la recaudación por IRPF aumentó el 17,4%, hasta 69.160 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar