Las exportaciones, el consumo interno y el empleo animan a las empresas de cara a 2023

El 80% de las empresas cree que el precio de la energía y de las materias primas serán la principal dificultad para desarrollar su actividad

La gran mayoría de sociedades advierten del riesgo de recesión para el año que viene

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, y la Directora General de Sigma Dos, Rosa Díez, durante la presentación del estudio sobre clima empresarial en España.
El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, y la Directora General de Sigma Dos, Rosa Díez, durante la presentación del estudio sobre clima empresarial en España.

La Cámara de Comercio de España ha presentado este martes el Estudio sobre Clima Empresarial en España. El informe, elaborado por la empresa demoscópica Sigma Dos, muestra una imágen general de pesimismo con respecto a las perspectivas económicas del presente año a nivel general y particular, pero también un aumento de las expectativas económicas de las empresas de cara a 2023. Las compañías, de manera general, se muestran especialmente optimistas con respecto a las ventas en el extranjero, con el consumo interno y con la contratación de personal.

El informe también muestra una preocupación general del 86,7% de los encuestados por una recesión económica. Desde la Cámara de Comercio aseguran que la evolución y crecimiento económico será asimétrico, es decir que dependerá de los sectores, y que es posible una desaceleración, pero desde la Cámara descartan un escenario de recesión.

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, comentó que los datos mostrados "ilustran la situación de nerviosismo" que viven las compañías en la coyuntura actual. Según el informe, el 80% de ellas destacan el encarecimiento de las materias primas y de la energía como el principal riesgo para su actividad, seguidos de la escasez de materias primas y los problemas de abastecimiento y de los incrementos en los costes laborales. 

Pese a que las perspectivas para lo que queda de año son negativas, tanto a nivel de la economía en general como de las empresas en particular, la positividad de las empresas encuestadas con respecto a su situación aumentan a la hora de afrontar el año 2023.

El 48,5% de las compañías encuestadas cree que las ventas en el extranjero aumentarán mucho o levemente. Del mismo modo, el 39,8% lo consideran de sus ventas en España y el 24,4% creen que la contratación irá a mejor, aunque cabe destacar que, en este aparto, el 53% de los encuestados creen que la contratación en su empresa irá igual que hasta ahora.

Rosa Díez, directora general de Sigma Dos, explica que el informe fue realizado durante el verano y que, al haber repuntado el turismo, las expectativas han mejorado. Con todo, el entusiasmo se centra en la situación particular de las empresas, cuando éstas son preguntadas por la situación de la economía española en su conjunto de cara al año que viene se muestran mucho más pesimistas.

En particular, el 81,6% del empresariado español encuestado considera que la evolución de los precios del consumo empeorará mucho o levemente para el año que viene, el 72,3% cree que los costes laborales irán a peor y el 73,6% que lo harán la energía y materias primas. 

Miguel de la Fuente, director de investigación de Sigma Dos, destaca que esta percepción negativa es común en las encuestas: "Ocurre lo mismo en las encuestas de percepción sobre la situación económica en ciudadanos, en la que los encuestados creen que la economía va a ir muy mal, pero que a mí no me va a tocar".

El propio de la Fuente destaca que, en aquellas facetas dónde las empresas tienen mayor influencia es donde la percepción sobre la situación económica general no es tan negativa. Es el caso del empleo y de la inversión empresarial, en la que los encuestados que opinan que irán a peor son sólo el 23,5% y el 42,4%, respectivamente. 

Recortes al crecimiento

La Cámara de Comercio de España publicó el pasado viernes una previsión anual para la economía española en la que recortaba las expectativas de crecimiento del 4,3% del PIB al 4,1% en las últimas estimaciones y del 2,8% al 2,2% en 2023. El director de Estudios de la Cámara, Raúl Mínguez, asegura que los datos muestran "desaceleración, realentización... Nos movemos en recortes al crecimiento, pero seguimos en datos positivos". Mínguez aseguró que desde la institución ven probables "niveles negativos" de crecimiento a principios del año que viene, aunque "en el conjunto del año creceremos".

Normas
Entra en El País para participar