Credit Suisse vende el negocio en paraísos fiscales para romper con el pasado

Se desprende de su filial de fideicomisos, que operaba en Bahamas, Guernsey y Lietchestein

Una sucursal de Credit Suisse, en Zurich.
Una sucursal de Credit Suisse, en Zurich.

El grupo bancario Credit Suisse ha anunciado hoy la venta de parte de su negocio en paraísos fiscales. En concreto, se desprende de su unidad Credit Suisse Trust (CST). Una parte la compra la firma Butterfield (el negocio en Singapur, Bahamas y Guernsey) y otra parte el despacho de abogados Gasser, que se quedará con el resto del negocio de la división de Credit Suisse para gestionarlo desde Liechtenstein.

Con la venta de este negocio global de fideicomisos -una figura utilizada con frecuencia para interponer sociedades pantallas y eludir impuestos-, Credit Suisse quiere romper con un pasado trufado de escándalos y empezar una nueva etapa.

El banco suizo está aún en pleitos por una demanda por daños y perjuicios de más de mil millones de dólares relacionada con su rama fiduciaria en Singapur. Credit Suisse piensa seguir vendiendo otros "negocios residuales" en los próximos años.

Credit Suisse ha calificado el año 2022 como un año de "transición", con un cambio en su directiva y una reestructuración para reducir los riesgos legales. Al mismo tiempo, se enfrenta a recurrentes especulaciones sobre que el grupo podría ser comprado o disuelto.

Ulrich Koerner, de 59 años, experto en reestructuraciones, sucedió a Thomas Gottstein como consejero delegado en agosto, tras dos años tumultuosos salpicados por enormes pérdidas, varias condenas judiciales para el banco en Suiza y un desplome del 40% de sus acciones.

Esta semana, el ex primer ministro de Georgia, Bidzina Ivanishvili, alegó en una acción judicial en Singapur que una unidad fiduciaria de Credit Suisse no había tomado medidas para evitar que perdiera 1.270 millones de dólares.

Ivanishvili ha acusado a Credit Suisse Trust en Singapur de no haber salvaguardado sus inversiones y "no haber tomado las medidas adecuadas" para evitar las pérdidas relacionadas con el fraude cometido por su antiguo banquero con sede en Ginebra, Patrice Lescaudron.

Normas
Entra en El País para participar