Distribución

Starbucks sustituye a su fundador por Laxman Narasimhan como CEO

La mayor cadena de café del mundo busca reinventarse ante los cambios de hábitos de los consumidores y el aumento de la competencia

Laxman Narasimhan, nuevo CEO de Starbucks.
Laxman Narasimhan, nuevo CEO de Starbucks.

Starbucks, la compañía americana de café presente en 84 países con más de 34.000 tiendas, ha nombrado el jueves a Laxman Narasimhan como nuevo consejero ejecutivo para potenciar el “plan de reinvención” del gigante cafetero. La designación de Narasimhan, que tomará el control de la empresa el próximo abril, supone la salida del fundador y actual director ejecutivo, Howard Schultz.

El hasta ahora líder seguirá vinculado a la compañía como consejero por tiempo indefinido. No se descarta que Schultz pueda probar suerte en el terreno político, después de que en 2019 intentara una candidatura a la presidencia estadounidense que finalmente declinó.

Narasimhan se unirá a Starbucks a comienzos de octubre, en lo que la compañía ha denominado como un “periodo introductorio” de seis meses en el que aprenderá sobre las operaciones de la firma. El ejecutivo espera visitar las tiendas de la compañía, así como las fábricas y plantaciones de café que tiene la empresa en todo el mundo.

Su liderazgo en Starbucks supone un reto para Narasmihan, quien hasta ahora era CEO de la multinacional británica Reckit Benckiser, la empresa que fabrica el desinfectante Lysol, los preservativos Durex y los detergentes Finish. El ejecutivo ya cuenta con experiencia en el mundo de las bebidas, ya que anteriormente fue director comercial global en PepsiCo. Starbucks ha destacado el historial de Narasimhan en el desarrollo de marcas "con propósito", así como su experiencia para "movilizar talento" y "construir la historia de las empresas".

El cambio de mando se produce en un momento complejo para Starbucks. Las acciones de la compañía se han desplomado más de un 27% solo en el último año. Schultz ha apoyado la designación, al mencionar que Narasimhan es el líder adecuado para impulsar el crecimiento tanto en los mercados maduros como en los emergentes.

Narasimhan deberá hacer frente a los crecientes conflictos laborales de la compañía con sus empleados o “socios”, como los llama la empresa. A fines de 2021, los trabajadores de una tienda en Buffalo formaron el primer sindicato de trabajadores, y otras 100 han hecho lo mismo en lo que va de 2022. Starbucks, bajo el liderazgo de Schultz, ha demostrado una férrea oposición al movimiento sindical y ha insistido en la negociación individual con cada trabajador. La empresa ha anunciado en mayo una inversión de 1.000 millones de dólares destinados a mejorar las tiendas y a incrementar los sueldos de los baristas, como intento de acercar posiciones.

Normas
Entra en El País para participar