Industria farmacéutica

Novartis segregará Sandoz en 2023 para crear el mayor laboratorio de genéricos

El laboratorio helvético busca potenciar la inversión en su negocio principal de medicamentos innovadores. La nueva empresa cotizará en Suiza y EE UU

Sede de Novartis cerca de Basilea (Suiza).
Sede de Novartis cerca de Basilea (Suiza).

Novartis segregará el año que viene su filial Sandoz, que se convertirá como compañía independiente en la mayor a nivel mundial de medicamentos genéricos y biosimilares. La farmacéutica suiza hizo este jueves el anuncio y adelantó que la escisión se completará en el segundo semestre de 2023. 

De esta forma, Novartis se suma a otras compañías que han apostado por segregar negocios considerados no core o estratégicos en áreas como los genéricos o el consumer health (productos sin receta). Es el caso de la estadounidense Pfizer, que escindió su área de medicamentos sin patente en una empresa que bautizó como Upjhon y que recientemente se fusionó con Mylan en un nuevo laboratorio llamado Viatris. Igualmente, la británica GSK escindió su área de consumer health en una nueva farmacéutica llamada Haleon y que cotiza en Londres desde finales de julio.

Sandoz representa alrededor de una quinta parte del negocio de Novartis, ya que facturó el pasado año 9.631 millones de dólares de los 52.900 millones del laboratorio helvético, uno de los grandes del mundo junto a Pfizer, Roche, MSD y Johnson & Johnson. La pandemia de Covid-19 fue un lastre para los ingresos de Sandoz, porque el distanciamiento social redujo la temporada de resfriados y gripe. Sin embargo, incluso cuando se levantaron las restricciones sanitarias, el crecimiento de este negocio siguió rezagado respecto al área de medicamentos innovadores de Novartis.

La intención de la compañía es desprenderse de una unidad de negocio que es poco rentable para centrarse únicamente en el desarrollo de nuevos medicamentos, una área que necesita de importantes inyecciones de capital y de renovaciones del portfolio de fármacos en investigación con adquisiciones de compañías o productos, ya que la firma suiza está presionada por la caducidad de patentes de terapias actuales.

“Para Novartis, la separación de Sandoz respaldaría aún más nuestra estrategia de construir una compañía de medicamentos innovadores", reconoció Vas Narasimhan, consejero delegado de Novartis. "Además, ambas compañías podrían enfocarse en maximizar la creación de valor para sus accionistas al priorizar la asignación de capital y recursos, emplear políticas de estructura de capital separadas y aumentar el enfoque de la administración en sus respectivas necesidades comerciales”, agregó. Narasimhan ya tomó la decisión de escindir otro negocio, el oftalmológico de Alcon, en 2019

Sandoz ha despertado el interés en los últimos tiempos de las grandes firmas de capital riesgo, antes de que las dificultades en el entorno financiero global (con la subida de tipos e incertidumbres macroeconómicas) hiciera que una venta apalancada se complicara. Aunque Novartis aún consideraría una oferta atractiva por esta división de negocio, apuntó Narasimhan, según recoge Bloomberg. La separación “tiene sentido, ya que la gestión de ambos negocios ha aumentado en complejidad en los últimos años”, afirmó Stefan Schneider, analista de Vontobel.

La nueva compañía cotizará en la bolsa suiza y tendrá un programa de ADR en la de Nueva York.

Como compañía segregada, Sandoz se convertirá en el mayor laboratorio independiente de genéricos del mundo en facturación, por delante de Teva, Viatris, Sun Pharma, Fresenius Kabi o Aurobindo.

Uno de los negocios que está impulsando a Sandoz, y que probablemente más recursos consumirá en el futuro, es la rama de biosimilares, productos biológicos que entran al mercado cuando los originales pierden la patente, en áreas como oncología y enfermedades autoinmunes. Su cartera incluye versiones de algunos de los medicamentos más vendidos del mundo.

Normas
Entra en El País para participar