Récord de dividendos trimestrales, a la espera de una moderación a final de año

Las cotizadas repartieron entre abril y junio 545.000 millones de dólares a sus accionistas

Paneles con cotizaciones bursátiles, en la Bolsa de Nueva York.
Paneles con cotizaciones bursátiles, en la Bolsa de Nueva York.

Los dividendos pagados por las compañías cotizadas de todo el mundo en el segundo trimestre crecieron un 11,3%, hasta alcanzar un máximo trimestral histórico de 544.800 millones de dólares, según el último estudio de Janus Henderson. El crecimiento subyacente (descontando el efecto de los dividendos extraordinarios y del tipo de cambio) fue incluso superior, del 19,1%, tras tener en cuenta la fortaleza del dólar estadounidense. El 94% de las empresas aumentaron sus repartos o los mantuvieron estables en el segundo trimestre. Los autores del estudio esperan una moderación de estas tasas de crecimiento en la segunda mitad del año.

A pesar de la importante perturbación económica causada por la pandemia, los dividendos mundiales han superado los niveles anteriores a la misma. Además, la recuperación es tan fuerte que los dividendos están ahora sólo un 2,3% por debajo de la tendencia a largo plazo, aunque este déficit marginal puede atribuirse a la reciente solidez del dólar.

La robustez de los datos del segundo trimestre tiene lugar tras un 2021 muy rentable, en el que las empresas disfrutaron de un aumento de las ventas y de la ampliación de los márgenes de beneficio gracias al auge de la demanda tras la pandemia.


Revisión al alza de la previsión

Janus Henderson ha mejorado ligeramente sus previsiones anuales y ahora espera que las retribuciones alcancen en 2022 los 1,56 billones de dólares, frente a los 1,54 billones que había vaticinado el trimestre anterior. Esto se traduce en un crecimiento en tasa general de un 5,8% interanual, equivalente a un 8,5% en tasa subyacente.

 Los principales motores regionales de los dividendos del segundo trimestre fueron Europa y el Reino Unido, que mostraron una importante recuperación tras el impacto de la pandemia durante su temporada alta de dividendos del segundo trimestre. En ambas regiones, la remuneración al accionista aumentó casi un 33% en tasa subyacente.

Por sectores, los bancos y otras entidades financieras representaron otro 40%, mientras que los sectores de consumo discrecional, especialmente los fabricantes de automóviles, orquestaron asimismo un sólido avance en sus dividendos. La caída de los dividendos extraordinarios y el notable recorte en el reparto de AT&T lastraron las cifras de las empresas tecnológicas y de telecomunicaciones, respectivamente.

Puesto que muchas de las empresas europeas (excluido el Reino Unido) solo realizan una distribución al año, el segundo trimestre de 2022 fue la primera vez desde 2019 que pagaron dividendos normales. El levantamiento de las restricciones de los bancos centrales sobre los dividendos bancarios fue especialmente relevante tanto en Europa como en el Reino Unido.

Ben Lofthouse, responsable del informe explica que "el segundo trimestre se situó ligeramente por encima de nuestras expectativas, aunque es poco probable que asistamos a un crecimiento tan robusto en el resto del año. Muchas de las alzas fáciles ya se han conseguido, en un momento en que la recuperación tras la pandemia es casi completa. También nos enfrentamos a una economía mundial considerablemente más ralentizada y seguirá enfrentándose al obstáculo que supone la fortaleza del dólar estadounidense".

Normas
Entra en El País para participar