Infraestructuras

Arabia Saudí se abre a saldar sus deudas con FCC y el resto de constructoras del metro de Riad

Llega a acuerdos con los consorcios de Bechtel y la española, mientras negocia con el de WeBuild, sobre pagos millonarios atrasados

Finalización, por parte de FCC, de la perforación del primer tramo de túnel de la línea 5 del metro de Riad en 2015.
Finalización, por parte de FCC, de la perforación del primer tramo de túnel de la línea 5 del metro de Riad en 2015.

Las constructoras que participaron en la construcción del metro de Riad, en Arabia Saudí, entre ellas la española FCC, han encontrado una vía para cobrar miles de millones de euros pendientes, según informa Bloomberg citando fuentes familiarizadas con la disputa.

Dos de los consorcios, el liderado por Bechtel junto a Siemens y Aecom, y el que alinea a FCC, Alstom y Samsung, han alcanzado acuerdos. El grupo de contratistas que lidera la italiana WeBuild (con Bombardier y Larsen & Toubro) mantiene negociaciones abiertas. Solo Bechtel habría reclamado unos 1.000 millones de dólares.

La deuda con las constructoras se remonta varios años atrás y estuvo condicionada por la caída del precio del petróleo en 2015. Posteriormente, el proyecto incurrió en sobrecostes y estuvo afectado por la pandemia. El rebote del crudo en lo que va de 2022, y la previsión de superávit presupuestario este ejercicio, han ayudado a desatascar el conflicto. También juega a favor la intención del país de atraer capital privado a su programa de inversiones Visión 2030.

Arabia Saudí adjudicó contratos en 2013 por un valor de 22.000 millones de dólares (unos 16.000 millones de euros en ese momento) relacionados con el sistema de metro de Riad. Se trataba de construir un trazado de 175 kilómetros, divididos en seis líneas y con 85 estaciones, con final de los trabajos previsto en 2019. Esta infraestructura es clave para llevar adelante el plan del príncipe Mohammed bin Salman de duplicar el tamaño de Riad y convertirla en un centro de negocios internacional.

FCC se adjudicó el mayor contrato en juego, valorado en 7.900 millones de euros (6.600 millones de 2013) para la ejecución de las líneas 4,5 y 6 (64 kilómetros), y un total de 25 estaciones. También tenía que dotar a la infraestructura de 69 trenes automáticos (sin conductor). Además de Samssung y Alstom, completaban su consorcio la holandesa Strukton, la saudí Freyssinet, la ingeniería española Typsa, la británica Atkins y la francesa Setec.

Normas
Entra en El País para participar