Asia>

Japón quiere que sus jóvenes beban más alcohol para impulsar la economía y la recaudación tributaria

La agencia tributaria del país ha lanzado la campaña "¡Sake Viva!", que alienta a adultos entre 20 y 39 años a plantear proyectos que incentiven el consumo

Japón quiere que sus jóvenes beban más alcohol para impulsar la economía y la recaudación tributaria

Japón quiere que sus jóvenes aumenten el consumo de alcohol para impulsar la economía y aumentar la recaudación tributaria. La agencia tributaria del país ha lanzado la campaña "¡Sake Viva!", que alienta a adultos entre 20 y 39 años a plantear proyectos que incentiven a sus contemporáneos a beber sake japonés, shochu, whisky, cerveza o vino. El objetivo es recibir propuestas beneficiosas para el sector que serán evaluadas por un jurado, que de ser aprobadas serán financiadas por el Gobierno. Las propuestas pueden ir desde planes de negocio hasta iniciativas en el metaverso, o incluso planes que utilicen inteligencia artificial.

"El mercado nacional de bebidas alcohólicas se está reduciendo debido a cambios demográficos como la disminución de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la población, y cambios en el estilo de vida debido al impacto de la nueva infección por coronavirus", advierte la agencia gubernamental japonesa. El Banco Mundial estima que casi un tercio (29%) de la población de Japón tiene 65 años o más, la proporción más alta del mundo, y la ingesta de bebidas espirituosas es cada vez menos popular entre los jóvenes del archipiélago.

Los medios japoneses han reportado que la reacción dentro de la sociedad ha sido mixta, ya que la campaña ha recibido algunas críticas por "promover un hábito poco saludable". No obstante, personas de la farándula se han mostrado favorables frente a la iniciativa, sobre todo las vinculadas a negocios digitales, de clubes y marcas relacionadas al negocio de la venta de alcohol. Los concursantes tienen hasta finales de septiembre para presentar sus ideas.

Cifras recientes de la agencia tributaria muestran que las personas bebían menos en 2020 que en 1995, y las cifras se desplomaron de 100 litros al año a 75 litros en este periodo. Asimismo, los ingresos fiscales de los impuestos sobre el alcohol también se han reducido a lo largo de los años: según el periódico The Japan Times, esta cifra representó el 5% de los ingresos totales por tributos en 1980, mientras que en 2020 asciende a solo el 1,7%.  

Normas
Entra en El País para participar