Avance de Seguridad Social

El éxito de la campaña turística no evitará que el sistema pierda 187.000 empleos este agosto

El dato desestacionalizado ofrece, sin embargo, una recuperación del empleo con una ganancia de 65.000 cotizantes en el mes frente a la media de 28.000 entre 2017 y 2019

Afiliación pulsa en la foto

Este mes de agosto está siendo muy bueno para el sector turístico español, uno de los principales motores económicos del país. De hecho debido a esta mejora las empresas del sector confían incluso en poder alargar la temporada. Sin embargo, esta circunstancia no evitará, según los cálculos de la Seguridad Social, que el mercado laboral se comporte como es habitual en este mes, con una fuerte destrucción de unos 187.000 empleos a finales de mes, según el cálculo de la serie original y sin desestacionalizar facilitado hoy por el ministerio que dirige José Luis Escrivá.

Se trata de una pérdida de ocupación muy similar a la registrada de media entre 2017-2019, antes de la pandemia, cuando se perdieron unos 200.000 cotizantes en dicho mes. Si bien, los técnicos de la Seguridad Social prefieren destacar los datos de afiliación desestacionalizados (corregidos del impacto de la estacionalidad propia del mes y de los efectos de variaciones del calendario) que reflejan mejor la tendencia del mercado de trabajo sin atender a las campañas puntuales como la de verano.

Estos datos depurados ofrecen mejores noticias, ya que agosto terminará con una ganancia de 65.000 nuevos afiliados, según indica este avance de las cifras facilitado hoy. Esto supondría una mejora de la afiliación desestacionalizada frente al comportamiento del empleo medio medido en el periodo 2017-2019, cuando registró ganacias de 28.000 cotizantes en dicho mes.

Según estas mismas cifras desestacionalizadas el sistema de Seguridad Social habría ganado 340.000 trabajadores cotizando en lo que va de año y en los últimos doce meses la ganancia se elevaría a 700.000, después de haber superado, justo hace un año, el nivel de empleo que existía antes de que estallara la pandemia en marzo de 2020.

Desde el Gobierno siguen destacando, además, la mejora de la calidad del nuevo empleo como efecto directo de la reforma laboral que entró en vigor entre enero y marzo de este año. Así, desde que ha arrancado 2022 se han suscrito 1.196.000 contratos indefinidos ordinarios y 435.000 fijos discontinuos más que en la media de los ocho primeros meses del periodo prepandéico 2017-2019.

Pero el dato más contundente para demostrar la mejora de la calidad en el empleo es el del stock de trabajadores afiliados a la Seguridad Social que tienen un contrato temporal. Después del evidente cambio de inflexión en las  nuevas contrataciones --antes de la reforma el 10% de los nuevos contratos eran fijos y este año ese porcentaje se eleva casi al 50%-- el stock de fijos equivale al 81% del del total de afiliados asalariados (12 puntos porcentuales más que en los años anteriores). Entre los menores de 30 años el aumento es aún mayor, de 31 puntos porcentuales, pasando del 34% de jóvenes con contrato fijo en el promedio de los agostos de los años 2015-2021 al 65% de agosto de 2022.

Normas
Entra en El País para participar