La semana ‘horribilis’ de Softbank que se coronó con la venta de acciones por parte de Elliott Management

El fondo estadounidense se deshizo de casi toda su participación en el grupo japonés

La teleco ha perdido casi la mitad de su valor respecto al máximo que había alcanzado el año pasado

El logo de la teleco Softbank.
El logo de la teleco Softbank. Reuters

En una serie de años difíciles, Masayoshi Son, presidente de la teleco Softbank ha tenido una semana particularmente dura. Solo ocho días después de que la compañía informara de unas pérdidas récord en el último trimestre, las acciones de la firma bajaron después de que se supiese que el fondo Elliott Management vendiera casi toda su participación en el conglomerado japonés. Las acciones de SoftBank han bajado casi un 50% desde que alcanzara su punto máximo el año pasado.

El fondo Elliott Management hizo el movimiento a principios de este año, cuando las acciones tecnológicas, incluida la de SoftBank, estaban en medio de una venta generalizada, según informó el Financial Times. Se desconocía el tamaño exacto y el momento de la venta, aunque el inversionista con sede en EE UU también vendió una cantidad sustancial de acciones con ganancias el año pasado, agregó. Elliott había acumulado una participación de cerca de 3.000  millones de dólares en SoftBank en febrero de 2020.

El dumping de las acciones de SoftBank por parte de Elliott se produce cuando los inversores pierden cada vez más la confianza en el liderazgo de Son y su capacidad para cerrar la brecha de valoración entre la empresa y sus participaciones en cartera. El plan de SoftBank para sacar provecho de su compra del arquitecto de chips Arm Ltd. sigue estancado en medio de un mercado de chips que aún no se ha recuperado.

Hace una semana, SoftBank reportó una pérdida trimestral récord de 23.000 millones de dólares (22.683,6 millones de euros al cambio actual), que Son comparó con una derrota humillante de un señor feudal. Después de recortar las valoraciones en toda la cartera de Vision Fund (que forma parte del grupo Softbank) que abarca cientos de empresas, Son se disculpó por su arrogancia y exceso de confianza. Con las preocupaciones planteadas sobre la propia estabilidad financiera del conglomerado japonés, Son se comprometió a recortar los costos operativos, reducir el personal y abstenerse de lo que pensó que podrían ser gangas en el mundo de las empresas emergentes.

Fortress Investment Group, que SoftBank había adquirido con bombos y platillos por más de 3.000 millones de dólares en 2017, estaba a la venta, señaló Son. Solo dos días después, SoftBank anunció que dejaría ir un tercio de su preciada participación en el gigante chino de comercio electrónico Alibaba para apuntalar sus finanzas. La inversión temprana de Son en Alibaba en el año 2000 es una de las inversiones legendarias del capital de riesgo y consolidó el reclamo de Son como un selector de acciones visionario.

Sus pérdidas también van más allá de la empresa. El desvanecimiento del mercado tecnológico significa que el multimillonario japonés ha perdido personalmente más de 4.000 millones de dólares (3.944,9 millones de euros al cambio actual) en una serie de acuerdos paralelos que estableció para ayudar a aumentar su propia compensación, informó Bloomberg News la semana pasada.

Las acciones de SoftBank cayeron un 2,6% después de las noticias de Elliott, en comparación con el índice Topix (importante índice bursátil en la bolsa de Tokio), que cambió poco. Sus acciones han subido un 5,8% desde el comienzo del año, respaldadas por la promesa de SoftBank de recomprar hasta 250 millones de acciones por hasta un billón de yenes. Ha dicho, además, que compraría y cancelaría hasta 400.000 millones de yenes de sus propias acciones en el próximo año.

Normas
Entra en El País para participar