Control epidemiológico: el secreto está en el baño del avión

Sicpa acaba de lanzar una solución para la detección de agentes patógenos en aguas residuales de las aeronaves que obtiene resultados en menos de dos horas

Revisión avión
Getty Images

Un avión aterriza en un aeropuerto de Francia. A bordo viajan alrededor de 300 pasajeros que abandonan la cabina y acceden a la terminal. Algunos están contagiados de Covid; ellos no lo saben, pero el aeropuerto sí. Pasados 90 minutos, las autoridades descubren cuántos viajeros eran portadores del virus.

“No solo del SARS-CoV-2 y sus variantes, también de diferentes patógenos, especialmente los relacionados con enfermedades respiratorias”, explica Fabián Torres, director de desarrollo de negocio de Sicpa.

“Somos capaces de determinar si se ha producido contagio, el tipo de agente vírico y cuántas personas han podido estar infectadas en el vuelo”, añade el portavoz de la empresa que desarrolla sistemas de seguridad para Gobiernos y entes públicos. La clave está en los viajeros que usan el baño.

Sicpa acaba de presentar una solución tecnológica para la detección de enfermedades en las aguas residuales de los aviones. El objetivo es controlar “la importación de agentes patógenos de un país a otro”, según esta compañía con sede central en Prilly (Suiza) y reconocida por proporcionar tintas de seguridad para divisas y documentos oficiales.

Las pruebas se han realizado en 150 aviones en varias terminales de Francia

En colaboración con el Bataillon de Marins-Pompiers de Marsella, una unidad de biodefensa, ha desarrollado este sistema que analiza los vertidos de los lavabos e inodoros del avión y, en menos de dos horas, obtiene los datos epidemiológicos que el aeropuerto maneja para evitar una posible propagación. Si hay algún positivo, ¿cuál es el protocolo?

“Lo primero es informar a los pasajeros de ese vuelo de que se han detectado casos dentro de la aeronave y facilitar un número de teléfono para hacerse los test de diagnóstico”, detalla el portavoz de Sicpa. “Además, se toman medidas adicionales en esa nave para erradicar cualquier vestigio del virus”, indica Torres.

Desde Sicpa aseguran haber realizado durante meses pruebas concluyentes en varios aeropuertos de grandes dimensiones y en 150 aviones diferentes para la detección del coronavirus y sus variantes.

El objetivo es controlar la importación de enfermedades de un país a otro

“La eficacia de esta solución se ha confirmado a gran escala bajo la supervisión de las autoridades sanitarias competentes, como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea”, informa la compañía de seguridad. “Evita el aumento de contagios, mientras reduce el uso de test rápidos” afirman.

¿La solución mágica?

Sin embargo, epidemiólogos como Daniel López Acuña dudan de que esta sea “la solución mágica que se propone ser”, en palabras del exdirector de acción sanitaria en situaciones de crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Se presenta como la técnica que sustituye a las pruebas diagnósticas individuales y la realidad es que no es así”, apunta Acuña.

“Esta herramienta solo sirve para detectar la presencia del agente infeccioso en las aguas residuales en el avión, pero no permite identificar quién está infectado y quién no, para hacer una vigilancia epidemiológica individualizada”, sostiene. El aumento de los contagios y la aparición de nuevas variantes es el panorama con el que Sicpa ha lanzado esta solución de control vírico. De momento, solo lo ha puesto en marcha en algunos aeropuertos de Francia.

Seguridad sanitaria

Sicpa. La compañía suiza es referente en la fabricación de tintas de alta seguridad para divisas y documentos de identidad, pasaportes, transporte y billetes de lotería. Fabián Torres, director de desarrollo de negocio de la firma, ha desvelado que están trabajando con la UE en el proyecto de identidad digital europea.

Bomberos. El Bataillon de Marins-Pompiers de Marsella (BMPM) es una unidad de biodefensa que, desde el inicio de la pandemia, ha trabajado con más de 40.000 muestras de aguas residuales en comunidades urbanas de Francia. Ha desarrollado un protocolo de recogida de vertidos para todo tipo de aviones.

Vigilancia. “Ofrecemos a los Gobiernos soluciones seguras de trazabilidad y gestión de riesgos para la salud para optimizar sus sistemas de respuesta”, señala Arnaud Bernaert, director de soluciones de seguridad sanitaria de Sicpa. Según el portavoz de la compañía, este servicio “permite a los Gobiernos construir su propio observatorio epidemiológico para monitorear las amenazas emergentes y el desarrollo de epidemias y pandemias”.

Aeropuertos. La solución de Sicpa está destinada a aeropuertos para el control de la llegada de enfermedades. Para las aerolíneas, “es complicado”, según Fabián Torres, “al tener múltiples puntos de despegue”.

Normas
Entra en El País para participar