'Delivery'

Uber Eats explora volver a trabajar con autónomos con un nuevo modelo de reparto

Trabajo asegura que será "implacable" para que se cumpla la 'ley rider', en vigor desde hace un año

Repartidores de Glovo, Deliveroo y Uber Eats esperando algún servicio en Barcelona, en una foto de archivo.
Repartidores de Glovo, Deliveroo y Uber Eats esperando algún servicio en Barcelona, en una foto de archivo.

La empresa Uber Eats explora un nuevo modelo de reparto a domicilio alternativo e "híbrido" que combine el contrato a terceros -como en la actualidad- con el trabajo con autónomos, a los que recurría antes de la entrada en vigor de la Ley Rider, según han informado a Efe fuentes de la empresa.

La firma, que con la aplicación de la Ley Rider hace justo un año decidió asociarse con flotas que emplean a repartidores como trabajadores asalariados, ha enviado esta semana una carta a un grupo de repartidores autónomos con los que trabajó antes de agosto de 2021.

La idea, según las fuentes, es informarles de que Uber Eats "está explorando esa posibilidad", una vía que les daría la opción de elegir a los repartidores si trabajan contratados por flotas o como autónomos.

"Ante la evidencia de que la mayoría de los repartidores en España quieren trabajar como autónomos, estamos explorando un nuevo modelo que les permita hacerlo al tiempo que se cumple con la regulación vigente", según las fuentes. "En cualquier caso, seguiremos ofreciendo la opción de trabajar con nuestras flotas colaboradoras", han añadido.

El nuevo modelo que estudia Uber Eats, según las fuentes, daría a los repartidores un control total sobre su trabajo, incluida la capacidad de fijar el precio de sus propias tarifas a cualquier hora.

Uber Eats ha insistido en que en agosto de 2021 cambió su modelo para cumplir la Ley Rider y optar por la contratación del reparto a terceros. Según la empresa, "solo el 26% de los repartidores autónomos que realizaban entregas con Uber Eats antes de la Ley Rider decidieron ser contratados por una de las flotas asociadas". El 74% restante, han añadido las fuentes, decidieron dejar de usar la aplicación, y muchos, en cambio, optaron por cambiar a una opción alternativa.

El pasado mes de marzo, Uber Eats alertó a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de la falta de repartidores como consecuencia de la Ley Rider. Uber Eats dijo entonces que muchos de ellos preferían trabajar con Glovo, y aseguró que esta firma no cumplía la ley al mantenerlos como autónomos.

Este martes, Uber Eats ha asegurado que como consecuencia de la entrada en vigor de la ley ha tenido que cerrar operaciones en 66 mercados (como Ibiza) y reducir los horarios de apertura en otros 120 (como Bilbao). Las mismas fuentes han resaltado la falta "de una dirección clara" por parte del Ministerio de Economía, ante la cual está explorando "oportunidades flexibles a los repartidores que no quieran ser contratados.

Fuentes de las asociaciones de repartidores han confirmado a Efe haber recibido la comunicación de Uber. El portavoz del movimiento Repartidores Unidos, a favor de que los riders o repartidores sigan siendo autónomos, Gustavo Gaviria, ha asegurado que la decisión de Uber Eats les permite volver a operar con esa compañía y que "se veía venir", ante los "retrasos en sus entregas" y la pérdida de competitividad frente a Glovo.

Sobre la posibilidad de que Uber Eats deje a los repartidores fijar el precio a cualquier hora, Gaviria ha apuntado que todavía no tienen más detalle de un cambio que sería una "novedad" respecto a la forma de operar que tiene esa compañía a nivel mundial. "Es algo positivo, pero no es lo que reivindicamos en las manifestaciones del año pasado, cuando queríamos un modelo autónomo reforzado", ha añadido el portavoz.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo ha señalado que va a emplear todos los elementos para evitar que se burle el cumplimiento de la ley y que serán "implacables" ante los cambios que planean poner en marcha las empresas de reparto.

"Vamos a ser implacables con el cumplimiento de la ley. Lo haremos con los recursos que tengamos a nuestra disposición y sin descartar incluso exigir responsabilidades a aquellos que hacen uso de un sistema de reparto que vulnera la ley", ha asegurado el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, en declaraciones remitidas a los medios este martes.

"Al igual que se ha hecho antes con otras empresas, se van a emplear todos los elementos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y se va a recurrir a todas las posibilidades al alcance del Ministerio de Trabajo y Economía Social para evitar que se burle el cumplimiento de la ley", añade el ministerio en su reacción.

Normas
Entra en El País para participar