Bolsa

La industria de defensa se anota alzas de hasta el 100%

Las que más suben son las alemanas Hensoldt y Rheinmetall

Maniobras militares.
Maniobras militares. Getty Images

La guerra de Ucrania ha supuesto una oportunidad de negocio para la industria armamentística que se está reflejando de forma rotunda en sus cotizaciones bursátiles. Y la reciente tensión entre EE UU y China a causa de la polémica visita de Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, a la isla de Taiwan –considerada por Pekín zona intocable de influencia– eleva aún más la temperatura bélica del conjunto del planeta.

Las compañías del sector, dedicadas no solo a la fabricación de armas sino a otros instrumentos clave para los conflictos armados actuales, como sensores o drones, se han disparado de forma fulminante desde la invasión rusa de Ucrania y en algunos casos han llegado a duplicar su valor en Bolsa. El caso de las compañías alemanas Rheinmetall y Hensoldt es especialmente notable, con alzas respectivas en lo que va de año del 91% y el 108%, a pesar de las recientes caídas con que han reaccionado a unos resultados trimestrales peores de lo esperado por el mercado. Ambas cuentan además con el claro favor de los analistas, que confían en más alzas en Bolsa. Ninguna de las dos tiene recomendaciones de venta y sí consejos de compra por más del 75%.

Alemania siempre ha sido muy reticente a la hora de dedicar fondos para su ejército; sin embargo, con el conflicto en Ucrania ha dado un giro de 180 grados en su política. El canciller, Olaf Scholz, aseguró que Alemania iba a destinar 121.000 millones de dólares para crear un fondo especial, con el objetivo de modernizar el ejército alemán. Además, explicó que Alemania elevará aún más su gasto en defensa por encima del 2% propuesto en la cumbre de la OTAN.

El Gobierno francés también se ha puesto como objetivo para 2023 aumentar su gasto en defensa. Una subida de 3.000 millones de euros sobre el presupuesto establecido en 2022 , de 40.900 millones de euros. La compañía Thales, dedicada al desarrollo de sistemas de información y servicios para los mercados aeroespacial, de defensa y seguridad, es la principal beneficiada, con un 28% de sus ventas en Francia, con el incremento en estos presupuestos.

Thales disfruta de un alza en Bolsa en lo que va de año del 65% y conserva tras su rally un 55,6% de recomendaciones de compra, con otro 38,9% de mantener, según el consenso de Bloomberg.

Las compañías estadounidenses de defensa, con una capitalización bursátil mucho mayor a las europeas, registran avances más modestos, de alrededor del 20% para Northrop Grumman y Lockheed Martin. El potencial de negocio para estas empresas gracias al gasto en defensa del gobierno estadounidense es en todo caso incontestable. El presidente Joe Biden Joe Biden ha presentado al Senado un aumento del presupuesto en gasto mililar que elevaría el total a 813.00 millones de dólares el gasto en defensa, casi un 3,8% del PIB.

En España, la principal compañía vinculada al sector de la defensa es Indra, que divide su negocio entre esta actividad y la puramente tecnológica. El reciente aumento de peso en su accionariado del Gobierno –a través de la participación del 23,89% que posee la SEPI– es una muestra del valor estratégico de la compañía en un momento en que España va a aumentar el gasto militar a raiz de la guerra en Ucrania, tal y como se acordó en la pasada cumbre de la OTAN. Sin embargo Indra, inmersa en un polémico cambio en su consejo de administración, cae en Bolsa en el año el 10%.

 

Normas
Entra en El País para participar