Plan energético

Ribera precisa ahora que bares y restaurantes podrán estar "en el entorno de 25 grados"

La ministra insiste en que aquellos locales o negocios que, por la actividad física de sus trabajadores deban estar por debajo de los 27 grados, deberán justificarlo

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Los bares y restaurantes podrán programar su aire acondicionado “entorno a 25 grados”, así lo precisó este viernes la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera después de que el real decreto de medidas de ahorro y eficiencia, aprobado por el Gobierno esta semana, recoge una temperatura de 27 grados en general para la hostelería.

La ministra señaló en una entrevista con Onda Cero recogida por Europa Press, que los 27 grados se aplicarán “con flexibilidad” y puso como ejemplo que discotecas, cocinas y gimnasios necesitan una temperatura distinta a otros espacios como una librería. Ribera explicó que “no se puede pedir a trabajadores que están en condiciones de ejercicio físico importante que no tengan las condiciones que el derecho laboral garantiza con respecto a los máximos y mínimos de temperatura”. Los comercios y establecimientos deberán especificar cuándo no aplican el límite de climatización, como se recoge en el real decreto. Así, insistió en que el primer paquete de medidas está pensado para que se aplique con “flexibilidad” ya que está hecho para los edificios públicos y los trabajadores según la actividad económica que desarrollen.

Por ello, hizo distinciones entre los trabajadores sedentarios -los que trabajan en oficinas- y los trabajadores activos- por ejemplo los que trabajan en un restaurante-. “El propio decreto ley incorpora una llamada que allí donde haya espacios donde los trabajadores tengan que desplazarse y tengan un ejercicio físico, debe aplicarse con la flexibilidad que corresponda”, declaró la ministra sobre la variación del termostato inicial.

En otro tercio, Teresa Ribera, volvió a hacer referencia a las críticas recibidas por otros miembros del panorama político y tajante aseguró que “está para cumplirse” y representa un “esfuerzo razonable y con respeto a las condiciones laborales que, en todo caso, se deben tener presentes”.

Réplicas

El alcalde de Alicante, Luis Barcala (PP) tildó a las medidas del Gobierno central de “improvisadas , mal pensadas y nada consultadas”. Justificó su postura recalcando que “no es lo mismo un pueblo en los Pirineos que Alicante”. El consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Antonio Sanz, coincidió con el edil alicantino acusando al gobierno de Pedro Sánchez de “improvisación”. 

Ciudadanos se ha sumado al rechazo del decreto de medidas de ahorro energético y, como la Comunidad de Madrid, cree que la norma puede ser recurrible. “Veo ventanas para que se pueda recurrir con ciertas posibilidades de que pueda prosperar, dijo el portavoz parlamentario Edmundo Bal, quien criticó el diseño del texto y que no esté negociado.

Normas
Entra en El País para participar