Regulación

Los clientes de fondos ya se podrán retratar en inversión sostenible

A partir de este martes las entidades están obligadas a consultar con el cliente sobre sus preferencias de sostenibilidad en el test de idoneidad

Sede de la CNMV
Sede de la CNMV

La inversión sostenible va a ser una realidad mucho más concreta a partir de este martes en España y el conjunto de Europa. Desde este mismo martes, las entidades financieras están obligadas a preguntar a sus clientes por sus preferencias en sostenibilidad dentro de los test de idoneidad necesarios para realizar la inversión. Será la forma directa de retratarse en cuanto a si se desea o no una inversión sostenible.

La industria aplica a partir de hoy la regulación que se conoce como Mifid verde, la modificación de la normativa europea Mifid II, que aborda de forma específica la cuestión de cómo abordar la comercialización de los fondos de inversión con perfil ESG, es decir, que se gestionan con criterios de respeto al medio ambiente, al buen gobierno corporativo y al efecto de la actividad empresarial en la sociedad.

Así, a partir de hoy, en los test de idoneidad los clientes deberán responder a preguntas tales como cómo si tiene preferencias de sostenibilidad en sus inversiones. Y en tal caso, si la respuesta es afirmativa, qué porcentaje de su inversión desea destinar a ello, si al menos el 10%, al menos el 25%, o más del 50%. Las entidades tendrán que consultar con todos sus clientes, tanto los existentes como los nuevos.

La entrada en vigor de esta regulación promete impulsar la contratación de fondos con perfil ESG en el mercado español, según prevé la industria. Hasta ahora, su venta en España es muy reducida e inferior a la registrada en otros mercados europeos, en especial los nórdicos y centroeuropeos, con mucha más tradición.

Según los últimos datos facilitados por Inverco, a cierre de junio de este año el patrimonio de fondos de inversión registrados como artículo 8 ó 9 según la normativa SFDR, es decir los de máxima categoría en cuanto a sostenibilidad, alcanzó los 71.430 millones de euros, lo que representaba el 24,1% del total.

De ellos, los fondos de inversión que promueven características medioambientales y sociales (artículo 8) acumularon 68.548,6millones de euros (23,1% del total de fondos de inversión) y 3.054 millones de euros (1,0% del total) los fondos con objetivo inversión sostenible (artículo 9). Estos fondos artículo 9, por el 1% del patrimonio total, son los fondos considerados pata negra en cuanto a sostenibilidad, ya que persiguen un objetivo medioambiental o social específico, y miden el impacto que sus inversiones tienen en su consecución.

 

 

Normas
Entra en El País para participar