Mahón, (tal vez) el destino artístico del verano

La isla se rige por un modelo de turismo relajado donde los excesos no tienen cabida

La capital apuesta por el arte, la cultura y la gastronomía como principales atracciones

Vista del centro artístico Hauser & Wirth Menorca.
Vista del centro artístico Hauser & Wirth Menorca.

Será un verano de récord para las Baleares. Incluso para Menorca, la isla tranquila, en la que el exceso no tiene cabida. Se ha centrado en un modelo de sostenibilidad, con un turismo controlado, una apuesta por la naturaleza, la cultura, el arte, la gastronomía y los hoteles en los que el tiempo se detiene. Mahón, la capital de la isla, con uno de los principales puertos del Mediterráneo con más de cinco kilómetros de costa, se ha convertido en centro neurálgico del arte y de la cultura. Pasear por sus bellas y estrechas calles es rodearse de iglesias, nobles edificios o palacetes con mucha historia tras sus muros, con restos del barroco en sus fachadas. La primera parada para entrar en la esencia de la que fue una de las ciudades más comerciales de España puede ser el Museo de Menorca, que además de arte e historia, rinde homenaje hasta abril de 2023 a la gastronomía menorquina.

Fachada del hotel Can Alberti, construido en 1740.
Fachada del hotel Can Alberti, construido en 1740.

Muy cerca, en el hotel Can Alberti 1740, sus propietarios, Carole and Olivier Pecoux, además de ofrecer un descanso elegante y refinado a sus visitantes en sus 14 habitaciones, apuestan por recuperar el espíritu artístico y cultural de esta mansión histórica, respetando su esencia original. Con el fin de perpetuar el legado artístico que dejó Vicente Alberti Vidal, el hotel recibe a galeristas europeos para que expongan obras de artistas de renombre. Durante la temporada de verano, con acceso gratuito en horario de tarde, Can Alberti ha acogido obras de la vecina Galería Encant, dirigida desde hace dos décadas por Elvira González, y hasta el 2 de septiembre exhibe la muestra Fotografía de sus veranos, comisariada por la francesa Polka Galerie, que reúne a tres reconocidos fotógrafos: Vincent Delerm, Joel Meyerowitz y Claude Nori.

Una de las salas de exposiciones de Can Alberti.
Una de las salas de exposiciones de Can Alberti.

Otra de las joyas culturales de la ciudad es el espectacular Teatro Principal de Maó, el teatro de ópera más antiguo de España, construido en 1829 por el arquitecto italiano Giovanni Palagi. De titularidad municipal, será el escenario el 29 de octubre de un concierto solidario, organizado por la Fundació Foment del Turisme de Menorca, Can Alberti, el Ateneu de Maó y Càritas Menorca, bajo la dirección musical y artística del violonchelista y director de orquesta Pejman Memarzadeh.

Vista de la sala del Teatro Principal de Maó.
Vista de la sala del Teatro Principal de Maó.

Frente a Mahón, en la Isla del Rey, otro tesoro cultural, la galería Hauser and Wirth Menorca, elegido mejor destino de arte en los Wallpaper Design Awards 2022, al que se accede por barco –la entrada es gratuita, los traslados son 7 euros–, un centro que combina arte –hasta el 13 de noviembre se exhibe la muestra Rashid Johnson. Sodade–, con un sendero de esculturas, incluida alguna araña de Louise Bourgeois, naturaleza, con una composición del paisajista Piet Oudolf, actividades educativas y gastronomía menorquina, que sirve en el restaurante Cantina los propietarios de las bodegas Binifadet.

Obra de la exposición 'Rashid Johnson. Sodade'.
Obra de la exposición 'Rashid Johnson. Sodade'.

Normas
Entra en El País para participar