OHLA ahonda sus pérdidas hasta los 60,7 millones por extraordinarios

Lo achaca al deterioro de Canalejas y al tipo de cambio. Confirma que cerrará 2022 con un ebitda de 110 millones de euros.

El presidente de OHLA, Luis Amodio, junto al CEO, José Antonio Fernández Gallar.
El presidente de OHLA, Luis Amodio, junto al CEO, José Antonio Fernández Gallar.

El empuje de los mercados exteriores no ha sido suficiente para revertir las pérdidas de OHLA en el segundo trimestre de 2022. Si en el primer trimestre, las pérdidas se elevaron a 12 millones, entre abril y junio crecieron hasta los 60,7 millones de euros.

Desde la compañía lo achacan a un triple efecto negativo. “Este registro se ha visto impactado por efectos contables extraordinarios como el ajuste de valor en Canalejas, con un impacto negativo de 34,5 millones de euros, las diferencias de cambio, con otro impacto de 13,2 millones y el efecto contable de la recuperación del valor razonable de los bonos amortizados anticipadamente, con 13 millones”. Esos impactos desfavorables contrastan además con las plusvalías de 46 millones obtenidas en las obras del Hospital de Toledo en el primer semestre de 2021.

Descontados esos efectos contables, las métricas económicas indican una mejora respecto al mismo período del anterior ejercicio. En el primer semestre de 2022, la cifra de negocio registró un alza del 10,7%, situándose en 1.452,5 millones de euros. De esa cantidad, el 70,6% procedió de la facturación en el exterior. La contratación a corto plazo subió un 32% respecto al mismo período de 2021 hasta los 2.436 millones, con un peso creciente de EE UU, que ya supone el 44,2% de los nuevos contratos. Entre ellos, OHLA destacó la construcción en UTE del proyecto ‘P3 Purple Line Light Rail’, en Maryland por un importe conjunto de 2.210 millones de euros.

Por su parte, el ebitda escaló un 34% hasta los 40,7 millones, en línea con las previsiones de la compañía, que corroboró su pronóstico anterior de que el resultado de explotación cerrará este año con 110 millones de euros. En esta línea, la empresa también confirmó su objetivo de lograr dos grandes concesiones al año. En este ejercicio se ha adjudicado en UTE la concesión del proyecto viario ‘Acceso Norte 2’, en Bogotá (Colombia) y está en la recta final para adjudicarse las obras del Instituto Nacional del Cáncer en Chile, que cuentan con un presupuesto estimado de 300 millones de euros.

La compañía se ha fijado como prioridad la reducción del endeudamiento para los próximos trimestres. A 30 de junio de 2022 tenía una posición total de liquidez de 616,9 millones de euros, 29,2 millones más que en marzo. En el primer trimestre canceló un préstamo ICO con un principal de 54,5 millones y realizó una recompra parcial de bonos con vencimiento en 2025 y 2026 por 43,1 millones.

Normas
Entra en El País para participar