Consumo

La marca blanca se dispara y ya roza el 50% de las ventas en alimentación

Las ventas de gran consumo crecieron un 11,5% en junio hasta 4.453 millones impulsadas por la inflación

La marca blanca se dispara y ya roza el 50% de las ventas en alimentación

La inflación está disparando los precios de la cesta de la compra, y también está impulsando a los consumidores a buscar fórmulas de ahorro a la hora de bajar al súper. El reflejo más claro es el impulso de las marcas de distribución, popularmente llamadas "marcas blancas", cuya demanda crece cuanto más lo hacen los precios.

Según datos de Nielsen IQ, correspondientes al mes de junio, las marcas blancas ya suponen casi la mitad de las ventas en alimentación. En concreto, su cota ya alcanza el 49,4%, 2,5 puntos porcentuales más que en mayo,tras registrar un crecimiento del 17,1% en el gasto, mientras que las marcas de fabricante lo hicieron en un 7,9%. Estas últimas reducen su cuota al 50,6%.

En el conjunto de todas las categorías del gran consumo, la marca blanca crece dos puntos hasta el 41,8% en junio. "Mientras esperamos que las medidas económicas que se han adoptado puedan frenar la escalada de precios, el consumidor está cambiando sus hábitos de compra para adaptarse a la situación y estamos constatando, por ejemplo, cómo la marca de distribuidor sigue ganando cuota de mercado mes tras mes", valora Patricia Daimiel, directora general de Nielsen IQ para España y Portugal. Una tendencia que no solo es particular en España. En su presentación de resultados semestrales de este miércoles, Carrefour cifró en un 32% el peso de sus marcas propias en las ventas del grupo.

El contexto económico explica el fuerte crecimiento de las ventas en el gran consumo durante el mes de junio. Estas llegaron a los 4.453 millones, un 11,5% más respecto a lo gastado un año antes. Las ventas en volumen crecieron un 1,4%, por lo que el incremento del valor de la cesta de la compra se debe al encarecimiento que están sufriendo todas las categorías de productos. En el caso de la alimentación, el alza de las ventas en valor fue de casi el 13%, mientras que en volumen apenas avanzaron un 0,1%.

Los productos que incrementaron en mayor proporción sus ventas en valor en junio, según los datos de Nielsen, fueron los ahumados (53%), el aceite (51%), la margarina (40%) la mantequilla (31%) las pastas (30%) o la bollería industrial.

Después se sitúan leches y batidos (15,3%), alimentación seca (15,2%), derivados lácteos (14,9%), congelados (14,3%), y platos cocinados y precocinados (13,0%).También se encarecieron, aunque por debajo de los dobles dígitos,los quesos (9,6%), las conservas (9,2%) o la charcutería (6,8%).

Por canales de venta, el gasto en pequeños supermercados creció un 15%, por un 12,8% en los medianos y un 12,4% en los grances. Los hipermercados lo hicieron en un 7,5%. El canal online se incrementa un 4,7%.

Normas
Entra en El País para participar