Distribución

El Corte Inglés reduce costes y se apoya en su filial logística para atajar la inflación

Marta Álvarez, su presidenta, habla de la “prometedora situación” de la compañía

Toma medidas en personal, energía y digitalización

Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés
Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés

El Corte Inglés ha puesto en marcha un plan antiinflación con el que pretende atajar parte de los impactos que está provocando a nivel económico y empresarial. La compañía, en su memoria financiera hecha pública este martes, apunta a que las “fuertes sanciones a Rusia” han agudizado la situación inflacionista, debido al encarecimiento de la energía, los “trastornos” en el suministro de materias primas y alimentos, las tensiones en las cadenas de consumo o los problemas de transporte.

Ante ello, y para “mitigar el efecto” de la inflación, el grupo de distribución dice estar implementando “mejoras en la reducción de costes”. Aquí, apunta a la “digitalización de los procesos” y al “plan de reordenación de la plantilla”.

En este último apartado, hay que recordar el plan de salidas con el que hace un año abandonaron la empresa casi 3.300 trabajadores de la compañía. A estos, hay que sumar los 475 del ERE que Viajes El Corte Inglés acordó con los sindicatos en marzo de este año. En paralelo, el grupo mantiene su plan de jubilaciones parciales, que afecta a los trabajadores mayores de 61 años, y por el que a 28 de febrero de este año, fecha de cierre del pasado ejercicio, tenía provisionados 53,2 millones de euros. En ese “plan de reordenación” que reseña El Corte Inglés, se incluyen también los trabajadores de tiendas que han cerrado sus puertas y que se trasladan a otras, o son recolocadas en otra actividad. Desde la empresa se descarta cualquier nuevo ERE.

Energía y logística

La plantilla baja de los 80.000 y cae un 22% desde 2010

Laboral. A 28 de febrero de este año, El Corte Inglés contaba en su plantilla con un total de 79.804 trabajadores, 1.010 menos que en la misma fecha de 2021. La compañía baja así de la barrera de los 80.000 trabajadores por primera vez en cerca de 20 años. El número medio de empleados con jornada completa durante el ejercicio descendió hasta los 71.404. Es la cifra más baja desde el ejercicio 2000, cuando la empresa declaró en sus cuentas 68.759. En 2021, la empresa acometió la salida voluntaria de 3.292 trabajadores, e incorporó 412 procedentes de Sánchez Romero. Desde 2010, cuando superaba los 100.000 trabajadores, El Corte Inglés ha reducido su plantilla total en un 22%.

Esta también incluye como factor ante la tensión inflacionista la actividad de su filial logística, El Corte Inglés Logística Avanzada, con la que quiere crecer en este negocio dando servicios de este tipo a terceras empresas. La empresa dice que su creación tiene el objetivo de “mejorar la cadena de distribución ante situaciones de desabastecimiento puntual e irrupciones en la red de transporte de suministro y distribución”. Es decir, una forma para no depender de terceros ante situaciones de especial estrés, como pudo ser la huelga de transportes del pasado mes de marzo.

Y por último, El Corte Inglés también intenta atajar la escalada de los precios de la energía. Según explica en la memoria, está llevando las “gestiones oportunas ante el aumento en los costes de energía implantando planes de cobertura de compras a futuro que permiten reducir costes y asegurar los flujos futuros”. Es decir, que explora nuevos contratos de suministro a largo plazo (PPA, en la jerga energética), a través de su filial Telecor, bajo la que ha encuadrado todo su negocio energético, como la nueva comercializadora Sweno Energy.

Pese al contexto económico, la presidenta del grupo, Marta Álvarez, explica en la memoria no financiera que El Corte Inglés “está en una prometedora situación para encarar el futuro”, a pesar de “los persistentes efectos de la crisis sanitaria, la escasa recuperación turística y el complejo entorno económico que vivimos, con una inflación en alza, una escalada del precio de la energía inusitada y una contención del consumo derivada de la subida de precios”.

Álvarez añade que “el cuidado del producto y el servicio al cliente, la mejora continua de nuestras tiendas y el desarrollo de nuevos negocios [...] son los ejes que nos permiten crecer como empresa”.

Normas
Entra en El País para participar