Telefónica vende activos de redes por 12.500 millones en seis años

Ha dado entrada a socios financieros en filiales de fibra en cinco países y colocó sus torres a American Tower

Ha vendido estos activos para reducir deuda y ampliar su flexibilidad financiera

Telefónica vende activos de redes por 12.500 millones en seis años

Telefónica comunicó ayer que ha alcanzado un acuerdo con el consorcio formado por Vauban Infrastructure Partners (filial de Natixis) y Crédit Agricole Assurances para el establecimiento de una sociedad conjunta, Bluevia Fibra, cuyo objeto social es el despliegue y la comercialización de una red de fibra hasta el hogar (FTTH) en zonas principalmente rurales en España.

El consorcio adquirirá a Telefónica España un 45% de Bluevia por 1.021 millones de euros en efectivo, valorando el 100% de la firma en 2.500 millones.

Con este movimiento, Telefónica da un paso más en su estrategia de venta de activos de infraestructuras, bien por la vía directa bien con la entrada de socios financieros. La teleco ha buscado vender activos considerados no estratégicos para reducir deuda y ganar flexibilidad financiera. En los últimos años, ha vendido sus divisiones de torres, sus centros de datos y participaciones en filiales de fibra. Unas transacciones que, en su conjunto, rondan los 12.500 millones de euros. Si se descontasen las participaciones de socios minoritarios, la teleco habría ingresado cerca de 9.500 millones.

El primer paso de calado se produjo en 2017, cuando Telefónica vendió un 40% de Telxius a KKR por 1.275 millones de euros. En 2018, vendió otro 10% de Telxius, por 378 millones, a Pontegadea, el vehículo de inversión de Amancio Ortega. Bajo esta estructura accionarial, Telxius protagonizó una de las mayores transacciones del sector, al vender en 2021 sus torres, en Europa y Latinoamérica, a American Tower, por 7.700 millones. Con posterioridad, una vez cerrada, Telefónica y Pontegadea recompraron por 215 millones a KKR el 40% de Telxius, que tiene como principal negocio los cables submarinos de telecos, activo que también ha estado en venta en algún momento.

En el ámbito de la fibra óptica, Telefónica también ha dado entrada a distintos socios en sus vehículos de inversión, tanto en Europa como en Latinoamérica.

Fibra

En Colombia, dentro de la estrategia de desinversiones para reducir deuda y aminorar la exposición en Latinoamérica, Telefónica vendió un 60% de su filial de fibra a KKR por 200 millones de dólares (unos 195 millones de euros). En Chile, Telefónica cerró la venta de un 60% del capital de su vehículo de inversión en fibra en el país a la propia KKR, valorado en unos 800 millones de euros. El grupo español dijo que, con esa operación, reduciría su deuda en 400 millones.

En esta línea, Telefónica y el grupo canadiense Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ) alcanzaron un acuerdo para construir una red mayorista de fibra en Brasil, a través de la sociedad FiBrasil, repartida al 50%. CDPQ se comprometió a invertir 1.800 millones de reales (unos 320 millones de euros), incluyendo pagos primarios y secundarios.

En Alemania, Telefónica estableció un acuerdo con Allianz para constituir un vehículo de fibra. La firma germana se comprometió a invertir 1.000 millones de euros. En Reino Unido, Virgin Media O2 negocia dar entrada a un socio financiero para impulsar el despliegue de fibra.

Dentro de esta estrategia, Telefónica vendió 11 centros de datos a la gestora Asterion en 2019 por cerca de 550 millones de euros, que pasaron a integrarse en la compañía Nabiax. Con posterioridad, en 2021, la operadora vendió otros cuatro centros de datos a la propia Nabiax, en este caso a cambio de un 20% del capital.

Normas
Entra en El País para participar