Philip Morris: el paso de empresa tabaquera a tecnológica

La compañía dispone ya de dos centros de innovación y más de 980 científicos para su evolución

Oficinas de Philip Morris en Madrid
Oficinas de Philip Morris en Madrid

Los sectores económicos se están transformando en pro de un impacto positivo y del medio ambiente y el tabaquero no es una excepción. Por ello, la compañía Philip Morris lleva dos décadas trabajando para ofrecer una mejor alternativa a los cigarrillos. Su intención es crear un futuro libre de humo.

Se ha demostrado que la causa principal de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar son las sustancias químicas nocivas generadas por la quema del tabaco y el humo que este proceso genera. Investigaciones independientes y los propios estudios de la empresa concluyen que los productos basados en el calentamiento que evitan la combustión son alternativas que tienen el potencial de reducir la exposición a sustancias dañinas en comparación con el humo del cigarrillo.

Philip Morris se ha fijado como objetivo eliminar la combustión para crear una serie de productos sin humo con nicotina dirigidos a todas aquellas personas que van a seguir fumando. Esto implica toda una transformación interna en la que ya está inmersa la compañía. Philip Morris está evolucionando de ser una empresa tabaquera a una empresa de tecnología y el enfoque puesto en la sostenibilidad ha propiciado que disponga ya de dos centros de innovación y cuente con más de 980 científicos en su plantilla.

“Ciencia y tecnología se dan la mano para ofrecer un producto que no quema el tabaco, sino que lo calienta, con lo que, en el caso de nuestro producto, emite de media un 95% menos de niveles de sustancias químicas dañinas en comparación con el cigarrillo”, afirma Enrique Jiménez, director general de Philip Morris en España y Portugal.

Por su parte, el director de sostenibilidad de Philip Morris International, Miguel Coleta, declara que “somos los únicos que hemos manifestado nuestra intención de dejar los cigarrillos en el menor plazo posible”. Y añade que “nuestra visión es holística y se basa en cuatro pilares: reducir el daño a través de la innovación; ganar eficiencia operativa; cuidar a la gente con la que trabajamos, tanto en la empresa como en toda la cadena de suministros, y disminuir la huella ambiental”.

La evolución de la compañía se hace patente en las inversiones destinadas a investigación, más de 9.000 millones de euros, de los que el 99% ha sido para los productos sin humo. En 2021 se invirtieron más de 566 millones en I+D, un 14% más que en 2020. El año pasado los usuarios de productos sin humo de Philip Morris superaron los 21 millones en el mundo; de ellos, 15 millones cambiaron definitivamente el cigarrillo por estos dispositivos sin combustión y sin humo. El objetivo de la empresa es que, en 2025, más de 40 millones de fumadores adultos prefieran dejar atrás el cigarrillo y se decanten por los productos sin humo.

La transformación tiene, asimismo, otra consecuencia: las emisiones de CO2 se han reducido un 18%, mientras que las emisiones de las operaciones directas han caído un 33% respecto a 2019.

Ingresos netos

Enrique Jiménez, director general del grupo en España y Portugal.
Enrique Jiménez, director general del grupo en España y Portugal.

En 2021, el 29,1% de los ingresos netos de Philip Morris International procedieron de los productos sin humo. En 2020, este porcentaje fue del 23,8%. El fin perseguido es que en 2025 estos ingresos representen el 50% del total. Otro de los objetivos a corto plazo es que, en 2023, el 100% de los dispositivos electrónicos libres de humo estén equipados con tecnología de verificación de edad, así como llegar, en 2025, a estar presente en 100 mercados frente a los 71 actuales.

Normas
Entra en El País para participar