Telefónica busca dar entrada a un socio en su vehículo de red de fibra óptica en España

La nueva sociedad Bluevía Fibra depende de Telefónica Filiales España

La intención de la teleco es cerrar el proceso antes de final de julio

Telefónica busca dar entrada a un socio en su vehículo de red de fibra óptica en España
Getty Images

Telefónica ha comunicado la constitución de la sociedad Bluevía Fibra, destinada a ser el vehículo de inversión y despliegue de su red de fibra óptica en el mercado español, y a la que la operadora dará entrada a un nuevo socio en los próximos días.

La nueva filial de Telefónica, que comenzó sus operaciones de forma oficial el pasado 5 de julio, tiene como objeto social la operación y explotación de una red de fibra hasta el hogar (FTTH) para la provisión de servicios mayoristas de acceso FTTH bitstream y otros servicios de conectividad, excluido servicios.

Bluevía Fibra, que nace con un capital social inicial de 3.000 euros, tiene como socio único a Telefónica España Filiales, sociedad gestora de las divisiones de los diferentes negocios de la compañía en España, como Movistar Prosegur Alarmas, TGT, Telefónica Audiovisual Digital (TAD), Telefónica Servicios Audiovisuales (TSA), Telefónica Educación Digital y Telyco. Telefónica España Filiales, antigua Telefónica de Contenidos (fue rebautizada en 2021 con un cambio en el objeto social), está controlada directamente por la matriz Telefónica.

De igual forma, el administrador único de la nueva sociedad es Nicolás Oriol Enciso, secretario general y responsables de regulación de la propia Telefónica España.

El proceso puesto en marcha por la compañía, en cualquier caso, es ambicioso. El consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, anunció en febrero pasado la creación de un vehículo de inversión en fibra para zonas rurales en España, con el objetivo de alcanzar una cobertura de más de cinco millones de hogares pasados con esta red de tecnología de nueva generación. De ellos, 2,5 millones de unidades inmobiliarias ya están construidas por la propia operadora. En su conjunto, Telefónica contaba con un parque de líneas de fibra óptica en el mercado español de 27,2 millones, a la conclusión del primer trimestre de año. La operadora prevé la migración total a la fibra en 2024, año en el que cumple su primer centenario, y apagar la red de cobre en 2025.

La empresa comunicó también su intención de dar entrada a socios, tal y como ha hecho en países como Alemania, Brasil, Chile o Colombia. En el proceso, que podría culminar en los próximos días, Telefónica ha contado con el asesoramiento de BBVA y AZ Capital. El objetivo de la compañía, a lo largo del proceso, ha pasado por la venta de un 49% del capital de este nuevo vehículo de fibra, para captar cerca de 1.000 millones de euros.

Ahora, la intención de la operadora es cerrar la transacción con los nuevos socios inversores, antes de que termine el actual mes de julio, si bien, tampoco quiere caer en precipitaciones. Entre los grupos interesados en el vehículo de fibra óptica figuran Allianz Partners, el grupo financiero canadiense Caisse de Dépôt et Placement du Québec (CDPQ) y la firma francesa Vauban.

En este sentido, Allianz y CDPQ ya son socios de Telefónica en sus vehículos de fibra óptica en dos de sus mercados estratégicos, Alemania y Brasil, respectivamente.

A finales de abril, dentro de la última reorganización de la dirección de Telefónica España, Emilio Gayo nombró a Luis Rivera como consejero delegado de la nueva fiberco.

Inversiones

Lo cierto es que el mercado de fibra óptica vive un momento de ebullición en el mercado española, con la entrada de fondos de inversión, interesados en estos negocios. En mayo pasado, AXA IM Alts y Swiss Life Asset Managers, anunciaron que, a través de una nueva joint venture, habían acordado la adquisición de Lyntia Networks, una de las empresas líderes en este segmento en España, a Antin Infraestructure Partners. La transacción, valorada en cerca de 2.000 millones de euros, está sujeta a las aprobaciones regulatorias habituales y se espera que el cierre sea a finales de año.

Con anterioridad, a finales de 2021, el Grupo Red Eléctrica acordó la venta a KKR una participación del 49% en Reintel, su división de fibra óptica oscura, por un precio total de 971 millones de euros. La empresa energética señaló que, con esta transacción, obtuvo unas plusvalías de 900 millones. KKR ampliaba de esta manera su presencia en el sector de las telecomunicaciones en España, donde ya es uno de los accionistas de referencia de MásMóvil.

A su vez, en otoño del pasado año, el grupo sueco EQT Private Equity alcanzó un acuerdo para la venta del 80% del capital de Adamo, uno de los principales operadores españoles de fibra óptica en zonas rurales, al fondo Ardian Infrastructure. La transacción se valoró en cerca de 800 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar