Inetum, la I+D disruptiva, clave para las corporaciones

Tecnologías, modelos y procesos a medida de las empresas en la era posterior a la transformación digital

Carlos Muñoz, director general de Inetum para Iberia y Latam.
Carlos Muñoz, director general de Inetum para Iberia y Latam.

Una idea puede provocar un cambio profundo en los usos y costumbres de la sociedad. Las nuevas tecnologías favorecen esa evolución, con dos aliados imprescindibles: la innovación, para mejorar la competitividad, y la disrupción, para aportar las soluciones que cambian de forma radical los patrones establecidos y generan nuevas tendencias que construyen el futuro a toda velocidad. Sin olvidar que están al servicio de las personas y también para generar un impacto positivo en la sociedad.

Carlos Muñoz, director general y corporate VP de Inetum para Iberia y Latam, explica que, si hablamos de disrupción en 2022, “el primer término que viene a la cabeza es el metaverso: la realidad virtual está dando pasos agigantados para convertirse en una tecnología fundamental en las organizaciones”. Con el afán de democratizar el acceso a un universo que hasta hace no mucho era muy desconocido tanto para empresas como empleados, Inetum ha puesto en marcha una plataforma única: Intraverse, un metaverso pensado específicamente para el mundo empresarial, en modo B2C, B2B o B2E.

“En Intraverse trabajamos para ayudar a que compañías de todos los sectores logren adaptarse a las nuevas necesidades. Lo que nosotros denominamos digital flow, que consiste en dar respuesta a las necesidades de nuestros clientes, que cambian constantemente, brindando soluciones adecuadas a cada situación”.

La digitalización debe empapar toda la cultura empresarial

El metaverso no sería posible sin la inteligencia artificial o el internet de las cosas (IoT), “gracias al cual podemos conectar dispositivos de nuestro entorno físico a internet y gestionarlos de manera remota, y que en el metaverso juega un papel fundamental, al permitir conectar a ese mundo una gran cantidad de dispositivos de la vida real”, continúa Muñoz, “lo que, unido a la IA, lo convierte en el aliado perfecto”.

El IoT está viviendo un proceso de expansión, impulsado por el despliegue del 5G que están realizando todas las operadoras, y que permite además ir desarrollando casos de uso para potenciar la digitalización de la salud, el transporte o la gestión de recursos. Por último, uno de los grandes desafíos es conjugar privacidad con practicidad. “Y aquí entra en juego la identidad autogestionada”, adelanta Muñoz. Un ámbito que Inetum lidera junto a otras entidades con un proyecto con tecnología block­chain y que supone un antes y un después en el control de la cesión de datos personales. “La meta es que los usuarios, a través del móvil, puedan gestionar la cesión de datos a múltiples entidades y organizaciones de forma controlada y autogestionada individualmente en un entorno seguro y confiable”, remarca Muñoz.

El directivo incide también en que toda esta transformación digital implica un cambio de mentalidad global de las compañías para que sea exitosa: “La digitalización debe empapar toda la cultura empresarial, desde el CEO hasta cada uno de los profesionales que integran la plantilla”, concluye.

De 5 a 6 G

El 5G está siendo el gran catalizador de la transformación empresarial gracias a su casi nula latencia: una revolución tecnológica que ha llegado a todos los ámbitos, permitiendo avanzar en la telemedicina, el coche autónomo o las smart cities, sin olvidar el impulso que supone para las industrias robotizadas. “Antes de lo que pensamos, el 5G dará paso al 6G”, advierte Muñoz, ya que Europa espera iniciar las primeras conexiones 6G en 2024 y comenzarán a comercializar a finales de la década.

Normas
Entra en El País para participar