Los hogares frenan su gasto en transporte y ocio y aumentan el de los alimentos

El consumo avanza un 33% anual en junio frente al 51% y 41% de abril y mayo

Crecen los pagos en las grandes superficies y caen en moda y turismo

Tarjetas gasto Inflación Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El gasto en España con tarjeta se ha moderado en junio respecto a los meses anteriores. Si el pasado abril el consumo de los usuarios crecía a un ritmo interanual del 51,4%, ahora lo hace a uno del 33,7%. El mes de mayo también acentuó la senda descendente al frenarse el avance hasta el 41,8%. Así lo han confirmado los últimos datos de BBVA Research sobre gasto mensual con tarjeta, publicados el viernes. Las cifras muestran las consecuencias que la escalada de los precios está provocando en los hábitos de consumo de los españoles, desplazando el desembolso en servicios y actividades no indispensables como el ocio, la hostelería o la moda hacia los alimentos y otros bienes de primera necesidad.

Los datos recopilados por el servicio de estudios de la entidad bancaria muestran que los hogares en España han reducido el consumo en todos los sectores, aumentando los pagos durante el mes de junio únicamente en las grandes superficies (un 24,9% interanual) y en la alimentación (21,3%). En el mes de mayo, el avance en el sector de la distribución era del 21,4%, mientras que en el sector alimentario era del 21,2%.

Por su parte, el sector que más ha sufrido la reducción de gastos en junio respecto al mismo mes del ejercicio anterior ha sido el de los viajes, con un avance del 115,9% frente a las subidas del 188,7% y 397,3% registradas en mayo y abril, respectivamente. El consumo en alojamiento, por su parte, avanzó un 66,3% en junio frente al 127,9% de mayo y el 261,2% de abril. Cabe recordar que los fuertes crecimientos anotados durante el mes de abril en 2022 se explican por la comparativa sobre el año anterior, indudablemente marcado por las restricciones a la movilidad vinculadas a la pandemia del coronavirus.

Los datos presentados por BBVA Research se enmarcan en un contexto de fuerte crisis inflacionista. Según los últimos datos oficiales recopilados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice de precios al consumo (IPC) habría sobrepasado en el mes de junio la barrera de las dos cifras, llegando al 10,2% según el indicador adelantado. El IPC subyacente, que no tiene en cuenta los elementos más volátiles de la cesta de la compra, habría escalado al 5,5%. Estadística publicará la próxima semana el dato definitivo.

La escalada imparable del precio de los carburantes en los últimos meses también se deja ver en el gasto final de los consumidores, dibujando una curva descendente en los tres meses analizados por los expertos de la entidad. En abril de este año el desembolso en transporte se disparó casi un 100% sobre el mismo mes del año previo, moderándose el avance anual hasta el 60,3% en mayo y hasta el 55,7% en junio.

Según desprenden los datos, los consumidores también han modificado su forma de gastar en determinados servicios o bienes no esenciales, quedando desplazados a un segundo plano los sectores de la moda y la belleza. Si el consumo en el sector textil venía experimentando crecimientos anuales de casi el 40% en abril, ahora avanza únicamente un 15,9%. Algo menor es la caída en artículos y tratamientos de belleza, que moderan su crecimiento del 28,2% al 18,1%. “El incremento de las compras de bienes de primera necesidad se estabilizó, pero el de artículos de equipo personal perdió impulso”, resume el estudio.

Otra de las conclusiones que arrojan las estadísticas es que, pese a la crisis inflacionista, continúa la senda de recuperación del gasto iniciada tras el primer golpe del coronavirus. En concreto, explica el estudio, “las compras con tarjeta fueron un 71% mayores que las efectuadas en junio de 2019”. Tanto el gasto presencial como el no presencial superaron los niveles prepandemia. Destacó el incremento de las operaciones no presenciales con tarjetas españolas, que triplicaron las cifras de junio de 2019.

En el gato extranjero, España ha recuperado en junio de 2022 el nivel de consumo previo a la crisis sanitaria. En junio de 2020 el país se encontraba sumido en la desescalada tras el confinamiento, con las respectivas restricciones a la movilidad internacional. Entonces, estos gastos se situaron un 66% por debajo de los registrados en 2019. Un año después, en junio de 2021, el porcentaje seguía siendo inferior, con un 38% de diferencia. No ha sido hasta este año cuando se han superado con creces los datos referenciales previos al Covid-19, situándose un 38% por encima.

Por regiones

La moderación en el gasto con tarjetas de crédito dibuja una foto relativamente homogénea en toda España. En abril, el crecimiento medio interanual en el país se movió en torno al 40% para caer al 30% en mayo y al 25% un mes después. Así, tal y como señala el estudio de la entidad, “las compras presenciales crecieron en todas las provincias en junio”. Sin embargo, el avance, que se ralentizó de forma generalizada, “fue mayor en los destinos turísticos tradicionales” como País Vasco, Navarra, Málaga o los dos archipiélagos. A la cola se quedaron zonas como Melilla, Zamora y Cantabria.

Normas
Entra en El País para participar