Kraft tiene la salsa secreta en la pelea alimentaria de las tiendas británicas

Los márgenes de la empresa estadounidense la convierten en un objetivo para los consumidores y los políticos que intentan frenar el aumento del coste de la vida

Kraft tiene la salsa secreta en la pelea alimentaria de las tiendas británicas

Cadenas de supermercados como la británica Tesco están retirando los productos favoritos de Kraft Heinz, como el kétchup y las verduras enlatadas, por una subida de precios “injustificable”. Los márgenes de la empresa estadounidense, valorada en 47.000 millones de dólares, la convierten en un objetivo para los consumidores y los políticos que intentan frenar el aumento del coste de la vida. Sin embargo, al reducir su oferta, Tesco podría estar cediendo terreno a Amazon.com y a rivales con precios reducidos como Lidl y Aldi.

Junto a Tesco, Kraft Heinz es un Goliat de la alimentación. Su valor de mercado es el doble que el del principal supermercado de Reino Unido y su margen de explotación, del 20%, es cinco veces mayor. Es de suponer que el consejero delegado de T-esco, Ken Murphy, piensa que estas cifras hacen vulnerable al proveedor. En un debate sobre quién puede aguantar más el dolor de la inflación, hay poca discusión. Para demostrarlo, Murphy ha dejado de vender 16 productos de Heinz que considera demasiado caros. Las cadenas de supermercados también pueden suplir las carencias con sus propias marcas blancas. Si Kraft se niega a dar marcha atrás, Tesco podría acabar vendiendo más productos propios.

Los gigantes del consumo aún tienen motivos para resistir. Alrededor de la mitad de los productos que venden Tesco y sus semejantes son de grandes marcas como Coca-Cola o Nestlé, según los analistas de Shore Capital. La cuota del 27% que tiene el supermercado en Reino Unido se basa en su capacidad para vender una amplia gama de productos a bajo precio. Si Kraft se niega a ceder y Tesco entra en disputas similares con otros gigantes, sus estantes se llenarán rápidamente con poco más que sus propias marcas baratas. Esto hará que se parezca sospechosamente a sus rivales de descuento Aldi y Lidl, cuyos estantes contienen solo un 10%-15% de marcas internacionales más caras de Unilever, Kraft y similares. El dúo alemán ya ha aumentado su cuota de mercado combinada en casi 3 puntos porcentuales este año, hasta el 16%. Esto convierte el gesto del precio de Tesco en algo más arriesgado de lo que parece.