Ingeniería

La matriz de Abengoa trata de parar su liquidación con una oferta de última hora

Recurre el auto de liquidación del juez y presenta una propuesta respaldada por el fondo Sinclair Capital y la firma RCP

La matriz de Abengoa trata de parar su liquidación con una oferta de última hora

La matriz de Abengoa trata de dar la vuelta al varapalo judicial del viernes. El consejo de administración de Abengoa SA ha decidido recurrir el auto de liquidación de la compañía y ha puesto sobre la mesa una propuesta de última hora para salvar al grupo andaluz. Se trata de una inyección de 200 millones del fondo Sinclair Capital, apoyado por la compañía portuguesa RCP, más 300 millones en avales.

Abengoa SA lleva en concurso de acreedores desde febrero de 2021. Hace un mes, el juez decidió transformar el concurso a la fase de convenio y daba a la compañía hasta el 1 de julio de plazo para presentar un plan de salvamento. La sociedad —presidida por Clemente Fernández, representante de un grupo de accionistas— había solicitado al juez un plazo extra para presentar ese convenio. Una medida que fue denagada, por lo que el juez decretó la disolución de la compañía y el cese del consejo de administración.

La compañía trata ahora de mover ficha. El consejo ha decidido este lunes recurrir el auto de liquidación del juez. Y, como prueba de que cuenta con bases sólidas para tratar de cerrar en las próximas semanas el rescate de la compañía, ha presentado una oferta, respaldada por Sinclair Capital y la compañía portuguesa RCP. Sinclair Capital es un fondo británico que , según su página web, fundó en 2017 el financiero Massimo Stabilini.

La cuestión está en que la matriz de Abengoa no tiene ya ningún activo productivos. Todos ellos fueron transferidos a Abenewco I, en el plan de salvamento que lanzaron los areedores en el verano de 2020 y que suponía que pasasen a controlar los activos de la compañía. Este plan fracasó en dos ocasiones. La primera por la negativa de la Junta de Andalucía por inyectar los 20 millones que pedía la empresa. La segunda, por el no de la SEPI a rescatar el grupo con los 249 millones que había solicitado. Y que condicionaban la participación en el proceso del fondo californiano Terramar, que se había comprometido a inyectar otros 200 millones.

Tras el no de la SEPI, comunicado la semana pasada, y la retirada de Terramar los esfuerzos de salvar a Abenewco y al resto de filiales de Abengoa del concurso de acreedores han caído en saco roto. La compañía solicitó el preconcurso de acreedores tanto para Abenewco I como para otras 26 sociedades, con la esperanza de blindar sus activos durante cuatro meses. Y que en este tiempo aparezca una o varias ofertas que permitan a lo que queda del gran grupo de ingeniería andaluz, con una plantilla de 5.000 trabajadores, se salve de la quiebra.

Al mismo tiempo que Abengoa SA ha presentado esta oferta, los trabajadores de la compañía se reúnen con representantes de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Industria. En una cumbre auspiciada por el Ayuntamiento de Sevilla, tratan de buscar una solcuión que libre a la empresa de la quiebra.

 

Normas
Entra en El País para participar