Finanzas

El Santander pone el foco en crecer a doble dígito en banca de inversión

La división ha crecido hasta un 15% en ingresos y un 30% en beneficio

Jose Linares, responsable global de Santander CIB.
Jose Linares, responsable global de Santander CIB.

El Banco Santander quiere que la banca de inversión sea una de sus palancas de crecimiento en los próximos años. La entidad se ha fijado como objetivo que los ingresos de este segmento crezcan por encima del doble dígito para los próximos años. Y pone el foco en consolidarse en Europa y reforzar su papel incipiente en EE UU.

“Nuestro objetivo para los próximos años es crecer en el área de Santander Corporate & Investment Banking lo más rápido que se pueda de forma ordenada. En los últimos cinco años hemos crecido en ingresos entre el 10% y 15% y en beneficio, alrededor del 30%. Nuestro objetivo es mantener esta senda de crecimiento en los próximos años”, explica José Linares, responsable global de Santander Corporate & Investment Banking (Santander CIB) en una entrevista con CincoDías.

Por geografías, el banco saca músculo en Europa y Latinoamérica, unas áreas donde tiene una presencia más reforzada. En los últimos años ha puesto el foco en crecer en EE UU. De hecho, el año pasado acordó la adquisición del bróker de renta fija Amhrest Pierpont por 500 millones de euros. Es un intermediario independiente en renta fija y productos estructurados en EE UU, designado como una de las tres entidades por la Reserva Federal de Nueva York como operador principal de bonos del Tesoro de Estados Unidos. Cuenta con unos 230 empleados que atienden a más de 1.300 clientes institucionales desde su sede en Nueva York y sus oficinas en Chicago, San Francisco y Austin, entre otras ciudades estadounidenses, y Hong Kong.

“En Latinoamérica ya somos los primeros, pero esperamos estar pronto en el Top 3 en todos los productos. En Europa queremos ser uno de los bancos mayoristas de referencia. Europa necesita tener una banca tan potente como la americana. En EEUU, partíamos de una base muy pequeña hace cinco años, con apenas 280 millones de dólares de ingresos y ahora estamos en 600 millones al año. Y hemos comprado el bróker en renta fija Amherst Pierpont, con el que esperamos ganar 300 millones más, hasta rozar los 800 o 900 millones”, apunta Linares.

Y, en el caso de España, se congratula haber alcanzado el objetivo de ser los número uno en este mercado. Así lo certifica Dealogic en el primer semestre del año, tal y como publicó el viernes este periódico. “Lo que hemos visto en momentos de crisis, como durante el Covid-19, es que muchos bancos internacionales se retraen. En Banco Santander hemos demostrado que estamos para respaldar a las empresas en los buenos y malos momentos”, describe Linares el papel que ha jugado en los últimos años el Santander en el mercado español.

Para ejecutar esta ambiciosa estrategia de crecimiento, el banco contempla tanto crecer orgánica como inorgánicamente. “Estudiaremos crecer inorgánicamente si aparecen oportunidades”, asegura el responsable de banca de inversión global del banco, “comprar en banca de inversión es muy difícil. En Europa tenemos menos presión para adquirir y tenemos escala para crecer solos. En EEUU los supervisores ya nos han aprobado la adquisición de Amhrest Pierpont y estamos ahora en el proceso de integrarla en el grupo. Tenemos que hacerlo bien para dar confianza al mercado. Nuestra estrategia en este país pasa por concentrarnos en segmentos concretos del mercado donde tenemos ventajas competitivas”.

Una vez se refuerce como líder indiscutible en Europa y Latinoamérica y culmine su desembarco en EE UU, el siguiente objetivo que se marca la banca de inversión del Santander, en la siguiente tanda de crecimiento, es expandirse por Asia. “En Asia contamos con unas 200 personas en cuatro oficinas, en Beijing, Hong-Kong, Shangái y Singapur. Asistimos a compañías asiáticas, y en especial chinas, que quieren hacer operaciones de M&A, especialmente en Europa y Latinoamérica. Los últimos cinco años tuvimos foco en crecer en Europa. Ahora estamos muy enfocados en Estados Unidos y el siguiente paso lógico sería Asia a su debido tiempo”, comenta.

Todo ello pese a un contexto que se prevé complicado para los bancos de inversión, con un mercado presionado por la inflación disparada y las alzas de los tipos. “La banca transaccional se beneficiará del incremento de tipos, pero en la banca de inversión va a haber un bajón. Lo importante será estar en lugares clave”, comenta. “Es muy probable que EEUU entre en recesión y puede que Europa también. Creo que será una recesión estadística, ya que los balances de las familias están muy fuertes por el gran ahorro durante el Covid-19.”, sostiene.

Añade que la estrategia del banco ante este complicado contexto será enfocarse en asuntos como la transición digital o la energética. “Es un tema de supervivencia. Por ejemplo, las empresas de Oil & Gas tienen mayor presión para transformarse porque en unos años tendrán más dificultades para vender petróleo”, explica.

Normas
Entra en El País para participar