Alimentación

Tribunal General: una marca que evoque una geografía y no proceda de ella puede inducir a engaño

Si los productos no tienen origen en ese lugar, puede estar utilizándose "de forma engañosa"

Tribunal General: una marca que evoque una geografía y no proceda de ella puede inducir a engaño

Una marca comercial que, en su denominación, evoque una geografía, puede inducir a engaño a los consumidores si los productos a los que se refiere no tienen su origen en la misma. Así lo sentencia el Tribunal General de la Unión Europea, en la resolución de un expediente sobre la marca de alimentación La Irlandesa, propiedad de la compañía canaria Rodrigonsa y que denomina de esta forma a una serie de productos, desde mantequilla, siendo una de las más consumidas en las islas, a otros de carácter lácteo o cárnico.

En el caso de la marca La Irlandesa, el origen del conflicto se remonta a 2014, cuando un antiguo proveedor y la propia administración irlandesa recurrieron ante la Oficina Europea de Patentes y Marcas (EUIPO) el registro de la marca 'La Irlandesa 1943'. Este se hizo para todos los productos alimenticios incluidos en el artículo 29 del tratado de Niza, incluyendo, además de productos lácteos y derivados, como la mantequilla, otros como cárnicos, pescados, frutas o verduras, entre otros.

Entre 1967 y 2011, dicho proveedor, la empresa Oruna Co-Operative LTD, vendía a Rodrigonsa mantequilla de origen irlandés para su venta en Canarias. Tras vencer el acuerdo, la compañía española cambió de proveedores irlandeses para seguir surtiéndose de este producto. Y al mismo tiempo, vendía otros alimentos, como fiambres, o variedades de queso, bajo la marca en conflicto, La Irlandesa 1943. En estos últimos casos, a diferencia de la mantequilla, su origen no estaba en Irlanda.

Los argumentos de Oruna e Irlanda fueron rechazados en primera instancia, pero la sala de recurso de la EUIPO revocó esa decisión y declaró la nulidad, tanto por "mala fe" a la hora de acometer el registro, como por constatar que "la marca impugnada estaba siendo utilizada de forma engañosa".

En ese dictamen, la EUIPO explicaba que el uso de la marca La Irlandesa "tenía por finalidad promover en España la venta de mantequilla de origen irlandés, que dicha marca nació de la relación contractual entre la recurrente y la coadyuvante y que dicha marca estaba vinculada al origen irlandés de los productos que la recurrente estaba autorizada a vender en el marco de esa relación". Y que en los años siguientes, "la recurrente siguió vendiendo productos con marcas que incluían las palabras «la» e «irlandesa», a pesar de que ya no eran de origen irlandés".

Según sus argumentos, "la recurrente trató únicamente de obtener una ventaja indebida de una relación comercial finalizada para seguir aprovechándose de la imagen de los productos irlandeses". El Tribunal General basa su sentencia en el argumento de la "mala fe" a la hora de registrar la marca en 2014. "Una marca que contiene un término relacionado con un origen geográfico utilizado en el pasado que luego se registra y se utiliza para productos que ya no tienen este origen es probable que induzcan engañar a los consumidores sobre el origen geográfico de estos productos", dice la sentencia, que condena a Rodrigonsa al pago de costas.

Desde la compañía se argumenta que la sentencia es sesgada al no tener en cuenta que, como marca la normativa europea, se especificaba de forma clara el origen de los productos en el mismo frontal de sus envases, para evitar cualquier confusión sobre el mismo. Además, se defiende que el uso de la marca La Irlandesa no persigue una evocación geográfica, sino que se debe a su existencia desde hace décadas en el mercado.

La defensa de Rodrigonsa estudia las vías de recurso y las consecuencias que puede tener el fallo, entre ellas, que los productos que no procedan de Irlanda no puedan seguir conservar su denominación actual.

Fe de errores

En una primera versión de este artículo, se informaba por error que la decisión del Tribunal General afectaba a todos los productos vendidos bajo la marca La Irlandesa, incluida la mantequilla. Esta no está incluida ya que su origen sigue estando en Irlanda.

Normas
Entra en El País para participar