Abertis: autopistas sin barreras ni emisiones

Es necesario adaptar las carreteras a los vehículos eléctricos, conectados y autónomos

Abertis: autopistas sin barreras ni emisiones

A partir de 2035, la venta de vehículos con motor de combustión estará prohibida dentro de la Unión Europea. Esto, sumado a las cada vez mayores restricciones de circulación para automóviles sin distintivo ambiental dentro de las grandes ciudades de España, ha empezado a acelerar la transición hacia vehículos eléctricos, conectados o autónomos. Aun así, para que el objetivo de rebajar las emisiones se cumpla, es igualmente trascendente que las autopistas del futuro se adapten a las nuevas tecnologías de movilidad.

El gran reto de alcanzar la descarbonización implica que, además de restringir los coches de diésel y gasolina, se reduzcan los niveles de tráfico y los atascos. En este punto, la tecnología vial que desarrolla el grupo Abertis es clave para revertir el crecimiento del tráfico y la contaminación. Con la digitalización como paradigma, la compañía trabaja en transformar las autopistas para que ofrezcan información en tiempo real a vehículos conectados o autónomos, faciliten las transacciones electrónicas y posibiliten viajes más cómodos, seguros y sin barreras.

Abertis invierte en I+D para anticiparse a las incidencias de tráfico

Una de las principales ventajas que pueden ofrecer las autopistas del futuro para disminuir los atascos y, por lo tanto, los niveles de emisiones, es la circulación libre de estaciones de pago. Para conseguirlo, uno de los sistemas punteros de Abertis es su proyecto de peaje sin barreras, mediante la digitalización. De esta manera, se promueve una movilidad más inteligente y un mayor flujo de vehículos en las carreteras.

Las nuevas tecnologías –como el big data, el internet de las cosas o el machine learning– son el elemento fundamental en estos desarrollos, ya que permiten mejorar la gestión de las infraestructuras viales y responder ante los escenarios que plantea la movilidad del futuro. Con los vehículos eléctricos, conectados y autónomos como actores centrales, Abertis está invirtiendo en innovación para que las autopistas sean capaces de ofrecer información en tiempo real sobre el tráfico, con el fin de anticiparse a las incidencias y, por ende, reducir la siniestralidad.

De esta manera, Abertis se suma a los esfuerzos que requiere conseguir que la sociedad se mueva con cero emisiones y en un entorno digitalizado y seguro. Un reto que implica, de acuerdo con la compañía, a todos los países del mundo y a los actores tanto públicos como privados.

Ingeniería inteligente

Las vías conectadas y de alta calidad serán una realidad en la próxima década, en respuesta a los cambios inminentes de las flotas, que se estima que llegarán a los 4.000 millones de unidades a nivel mundial en 2050. Para hacerlo posible, Abertis invierte en programas de ingeniería inteligente, con una visión de la movilidad como servicio (MaaS) en la que convergen las infraestructuras de carreteras y las nuevas tecnologías. Aspira a convertirse en pionera de la movilidad enfocada a distintos tipos de clientes: Administraciones y operadoras de carreteras, empresas de flotas y ciudadanos.

Normas
Entra en El País para participar