Energía

Naturgy prevé tener lista la nueva estructura de la deuda antes de fin de año

La compañía espera primero tener un rating de inversión

Naturgy prevé tener lista la nueva estructura de la deuda antes de fin de año

Naturgy avanza en su plan de segregación. La compañía estudia alternativas para establecer la nueva estructura de deuda, repartida entre las dos compañías en las que se escindirá: NetworkCo, la que agrupa los activos regulados, y MarketCo, con los no regulados. En suma, cuenta con un pasivo por 14.000 millones, que espera tener adaptados para la nueva estructura de la compañía antes de fin de año.

La gasista sigue la hoja de ruta que trazó el pasado mes de febrero, cuando anunció su intención de escindir sus negocios regulados de los liberalizados. Y avanza en determinar la estructura de deuda de las dos sociedades, que cotizarán ambas en la Bolsa de Madrid, que supone determinar cuánta deuda se atribuye para cada sociedad.

El primer paso para ello será reunirse con las agencias de rating, lo que espera hacer en las próximamente. Y es el punto clave de la operación. Una condición imprescindible es que cada una de las nuevas sociedades tenga blindado el grado de inversión. La actual nota de Naturgy es BBB, un escalón por encima de perder ese nivel.

Después de haberse asegurado este punto, la compañía decididirá exactamente qué fórmula ejecutar. Cuenta con el consejo de Citi, Morgan Stanley y Freshfields para ello. Actulamente cuenta con varias alternativas sobre la mesa.

En cualquier caso, el calendario pasa por que la compañía cuente con la nueva estructura preparada antes de fin de año. Es cuando la compañía espera tener lista toda la estructura de la fusión, pese a las vicisitudes derivadas de la guerra de Ucrania.

Vencimientos

La compañía cuenta con un abultado montante en deuda, por un importe de 14.000 millones. Y Naturgy afronta más de 3.000 millones en vencimientos en los dos próximos años. De ellos, más de la mitad corresponde con un préstamo sindicado, por 1.600 millones. En cualquier caso deberá pactar con los bancos la prórroga de estos créditos. El resto de vencimientos relevantes, por más de 8.000 millones, tendrán lugar más allá de 2026.

El grueso del pasivo de Naturgy se corresponde con emisiones de bonos, que suman cerca de 10.000 millones. Entre todo el pasivo, la compañía abona un coste medio de la deuda del 1,7%, por un 5,01% de su pasivo en divisas extranjeras, según su informe financiero.

Un aspecto clave en la operación serán las cláusulas de cambio de control, que no se prevé que tengan que ser activadas por el momento. El último informe financiero de Naturgy calcula que la compañía deberá recomprar 8.000 millones en bonos en caso de que un cambio de control le provoque la rebaja de dos o más escalones en su rating. Cuenta también con otros 1.536 millones de deuda bancaria vinculada a este tipo de cláusula.

 

Los bonos entran en pérdidas

El precio de los bonos de Naturgy, que discurre de manera inversamente proporcional a la rentabilidad, llevan sufriendo un lento menoscabo en los últimos meses. Tanto es así que, tomando como referencia los 500 millones perpetuos colocados en 2014 han perdido la par y entran en pérdidas. Pagan un cupón del 5,6%. En cuanto a los 800 millones colocados en 2015 y con vencimiento en 2025 cotizan al 95%. La rentabilidad se encuentra al borde del 2,6%.

Normas
Entra en El País para participar