Valor a examen

Sacyr vuelve al Ibex con el mercado a su favor

Los analistas destacan la marcha de negocio, que empujará a mejorar las previsiones del plan estratégico, y confían en su capacidad para sortear retos como el alza de tipos

Sede de Sacyr
Sede de Sacyr

Unanimidad casi total en torno a Sacyr. Después de abandonar el selectivo en junio de 2016, la constructora regresó el pasado lunes al selectivo teniendo a los analistas a su favor: el 90% de las recomendaciones recogidas por Bloomberg son de compra. Solo hay un consejo, el de Alantra, de mantener. En el año sube el 3,8% y tiene un potencial del 44% sobre un precio objetivo medio de 3,42 euros.

La clave de su evolución bursátil está en la marcha que sigue el negocio y en sus perspectivas. En los resultados del primer trimestre de 2022, Sacyr registró un margen bruto de explotación del 20,3%, el mejor de su historia, y prevé mejorar las previsiones recogidas en su plan estratégico para los próximos tres años. “Continúa presentando un perfil de crecimiento sólido basado en la recurrencia de su negocio, incluso en momentos de desaceleración económica. El área de concesiones aporta estabilidad y visibilidad al tener el 90% de sus activos no sujetos a riesgo de demanda”, explica Juan Tuesta, de Bankinter. “En nuestras estimaciones asumimos que será capaz de cumplir con todos sus objetivos planteados de cara al largo plazo”, añade.

Inicialmente, Sacyr estimaba una cifra de negocio de 5.500 millones en 2025 frente a los 4.500 millones de 2020, pasar de un beneficio neto de 36 millones a 200 millones euros y tener un crecimiento del ebitda del 66% (1.200 millones).

La división de concesiones es también uno de los principales atractivos de la empresa señalado por Guillermo Barrio, de Intermoney Valores: “La decisión del Gobierno de reconocer la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) de las radiales es una buena noticia que debería permitir a los inversores centrarse en el valor que ofrece Sacyr, con una exposición segura a la actividad de concesiones, y que, en su mayoría, tienen retornos asegurados. El nivel de deuda nos parece razonable teniendo en cuenta la consolidación global de la actividad”, argumenta.

Pero el grupo no está ajeno a las tensiones actuales. Por ejemplo, el encarecimiento de las materias primas ha tenido un impacto en los costes de entre 20 y 30 millones de euros.

Con respecto a la próxima subida de los tipos de interés anunciada por el BCE para julio, Alphavalue-Divacons señala que la empresa tiene el 42% de sus préstamos a un tipo de interés fijo y el 58% a un tipo variable. “Unos tipos de interés al alza pueden causar dificultades a las concesionarias en cuanto a la rotación de activos”.

Igualmente, la firma recuerda que el grupo genera en torno al 40% de los ingresos fuera de la zona euro; por lo tanto, “está expuesto a riesgos de tipo de cambio, a pesar de que suele recurrir a instituciones locales para obtener capital para sus proyectos y utilizar cobertura para minimizar los riesgos”.

Para Alphavalue-Divacons, el atractivo de Sacyr parte del cambio de su perfil: “Ha pasado de ser una constructora puramente nacional a convertirse en una constructora de infraestructuras internacional y concesionaria. Estimamos que el 70% del flujo de efectivo operativo ahora es recurrente”, comenta. Eso sí, advierte de que “las concesionarias claramente necesitan tener buenas relaciones con los Gobiernos para la adjudicación de proyectos, algo que ocurre con Sacyr y los países donde tiene significativa presencia (Colombia e Italia), pero que puede cambiar si se produce una variación en las Administraciones”. Colombia acaba de celebrar comicios y por primera vez en la historia ha ganado la izquierda.

Sacyr tiene una cartera actual de proyectos que supera los 46.000 millones. El 51% de sus ingresos proceden de Estados Unidos, el 49% de Europa y el 2% del resto del mundo (Qatar, Omán, Australia y Argelia).

El grupo de infraestructuras acaba de desprenderse del 2,9% que le restaba de Repsol desde una posición inicial del 20%. La desinversión deja un saldo positivo de caja de 58 millones, que destinará a seguir reduciendo deuda y atender inversiones.

Un valor que se duplica con creces desde la pandemia

Valoración. Sacyr ha seguido una trayectoria ascendente desde los mínimos de la pandemia. En este periodo el precio de la acción ha pasado de perder el euro a estar por encima de los 2,3 euros, lo que supone una revalorización del 140%. Ahora cotiza ligeramente por debajo del nivel del inicio de la pandemia. En contra, su vuelta al Ibex se produce con la mayor capitalización desde que salió del índice; su valor en el mercado supera los 1.500 millones frente a los 808,74 millones a los que cotizaba en junio de 2016.

Dividendo. La compañía ejecutó el 21 de junio el dividendo flexible con cargo a los resultados de 2021. Los accionistas han podido elegir entre cobrar 0,066 euros por acción en metálico o la recepción de un título nuevo por cada 39 antiguos. El grupo dio la opción el pasado 1 de febrero de recibir 0,049 euros en efectivo o una acción nueva por cada 45 antiguas; el 85% de los accionistas decidieron cobrar la retribución a través de acciones. La rentabilidad por dividendo con respecto a la cotización actual supera el 4%.

Normas
Entra en El País para participar