OPV

Ibercaja retrasa su salida a Bolsa en espera de condiciones "más propicias"

Ha recibido aprobación del Banco de España al Plan Financiero 2022 de la Fundación Bancaria Ibercaja, su principal accionista

Sede de Ibercaja Banco
Sede de Ibercaja Banco Efe

Ibercaja paralizó a principios de febrero de este año su OPV para salir a Bolsa argumentando la volatilidad de mercado de entonces y sigue sin encontrar el momento para debutar en el parqué. De hecho, la inestabilidad financiera ha ido a más a medida que avanza el año, y el grupo aragonés ha optado, finalmente, por retrasar la operación, que ya será a partir de 2023.

Así, y según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), La Fundación Ibercaja (accionista mayoritaria de Ibercaja Banco) ha constituido un fondo de reserva, autorizado por el Banco de España, que le permite no estar sujeta ya al plazo del 31 de diciembre de 2022 para su salida a Bolsa, cuya “firme” intención sigue manteniendo la entidad. La operación se afrontará, así las cosas, una vez que las condiciones de mercado sean “más propicias”.

La exigencia de salir a Bolsa con una fecha límite es un procedimiento incluido en la Ley de Cajas de Ahorro y Fundaciones Bancarias para reducir las participaciones de las fundaciones en las antiguas cajas de ahorro por debajo del 50%.

La normativa contempla fundaciones con una participación superior al 50% en estas entidades, si bien en este caso obliga a la elaboración de un plan de diversificación de sus inversiones para minimizar riesgos, además de constituir este fondo de reserva para garantizar la financiación del banco en situaciones de dificultades.

Es esta alternativa la elegida por Ibercaja, que ha sido aprobada por el Banco de España. El Plan Financiero para 2022 incluye la creación de un fondo de reserva equivalente al 1,75% de los activos ponderados por riesgo del banco, en torno a 316 millones de euros, con datos a cierre de 2021. El periodo máximo para la dotación de este fondo se extiende hasta finales de 2025, especifica la institución.

Las dotaciones al nuevo fondo de reserva procederán íntegramente del dividendo que el banco distribuya a la fundación, sobre la base de los beneficios ordinarios. Con un ‘pay out’ previsto del 60%, la fundación señala que no habrá necesidad de efectuar ninguna operación excepcional de desinversión y dividendo extraordinario para alimentar este fondo de reserva. En realidad, Ibercaja debría haber salido a Bolsa antes de acabar 2020 pero, tras iniciar los prepativos en 2018, la pandemia truncó la operación. No obstante, la misma pandemia provocó una prórroga en los plazos hasta finales de 2022. La entidad inició el verano del año pasado los trabajos preparatorios para la salida a Bolsa, pero finalmente la operación, prevista para este mes de febrero, no pudo llegar a buen puerto.

Normas
Entra en El País para participar