Finanzas

La SEPI rechaza la petición de rescate de Ezentis, que busca alternativas para pagar la deuda

El valor está suspendido de negociación por la CNMV

La SEPI rechaza la petición de rescate de Ezentis, que busca alternativas para pagar la deuda

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha rechazado la petición de rescate de Ezentis comunicada por la empresa la semana pasada. Según ha confirmado la empresa a la CNMV, el rechazo es definitivo, dado que la SEPI ha dado un plazo de alegaciones que "hace inviable en la práctica que se pueda concluir" antes de que expire la fecha límite para el rescate, el 30 de junio.

En otro hecho relevante posterior, la empresa señala que en el día de hoy se ha recibido del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas por correo electrónico el informe relativo al cumplimiento de los criterios de elegibilidad recogidos en el acuerdo del Consejo de Ministros de 21 de julio de 2020 en el que se concluye que la solicitud no reúne ciertos requisitos de elegibilidad que son precisos para el otorgamiento de fondos por lo que no procede continuar con el análisis del expediente en la medida en que, en ningún caso, se podría seguir la estimación favorable de
la solicitud.

Antes, Ezentis había sido suspendida de negociación por la CNMV antes de la apertura de la sesión, a la espera de que la SEPI comunicase su decisión sobre la petición de ayudas públicas remitida por la empresa. Las órdenes en la preapertura indicaban una caída en el entorno del 5%. Desde principios de año, los títulos se dejan más de un 37%. La pasada semana, tras conocerse la citada solicitud a la SEPI, las acciones de Ezentis se hundieron un 20%.

La empresa hizo pública la semana pasada la petición de un rescate exprés a la SEPI, solicitada el pasado 19 de mayo, por valor de 70 millones de euros. El objetivo de la medida pasaba por recuperar el equilibrio patrimonial del grupo y cumplir con el pago de la deuda atrasada. El rescate fue solicitado a apenas dos semanas para que venza el plazo para otorgar ayudas en el marco del fondo público de rescate empresarial, que expira a fin de mes y del que también dependen las ayudas a Celsa o Abengoa, entre otras.

En su comunicación a la CNMV, Ezentis señala que continúa analizando otras alternativas para la refinanciación de la deuda. En este sentido, el pasado lunes, en su discurso en la junta de accionistas de Ezentis, el presidente, Enrique Sánchez de León, pidió el apoyo de los accionistas para la refundación de la empresa y el nuevo plan, que requerirá de la aportación de fondos, incluyendo la petición a la SEPI.

El ejecutivo afirmó que el nuevo plan es ambicioso y retador, y que requería del apoyo de todos los grupos de interés de Ezentis; empleados; clientes; acreedores financieros y accionistas. “Esperamos el apoyo de todos ustedes, señoras y señores accionistas, para refundar la nueva Ezentis, más rentable, diversificada y que generará un mayor valor para todos”, dijo.

Además, Sánchez de León aseguró que Ezentis tiene el respaldo del accionista mayoritario, José Elías, que posee un 28,5% del capital. “En esa labor y en ese reto están embarcados el consejo y el accionista mayoritario, al que desde aquí quisiera dedicar un especial reconocimiento”, explicó.

El directivo recordó que la compañía había vivido el pasado año un ejercicio complicado y convulso, en el que el grupo se vio penalizado por la decisión de la CNMV de bloquear la fusión con Rocío Servicios Fotovoltaicos, así como la cancelación de la venta de las filiales en el Pacífico para centrar la actividad en Europa y Brasil. Ezentis, que perdió 144 millones de euros en 2021, entró en patrimonio neto negativo, de 163 millones de euros, a cierre de ese ejercicio. En condiciones normales, la ley obligaría a la compañía a ajustar su balance en los cuatro primeros meses del año para evitar el preconcurso de acreedores.

Pero la moratoria concursal, en vigor desde 2020 y que expira el 30 de junio, ha dado más tiempo a la compañía. En el mismo informe financiero, la empresa admite también que arrastra impagos en su deuda, que suma un total de 157 millones al final del primer trimestre. Los acreedores, en su mayoría bancos españoles junto al fondo Muzinich, concedieron una dispensa hasta el 30 de abril, pero exigen a la compañía que resuelva la situación.

Sánchez de León afirmó también que Ezentis ha tomado una serie de medidas para defender su viabilidad, como el reforzamiento del control interno y la estructura organizativa; la renovación del anterior equipo gestor; el aumento del compromiso con los principales clientes; la terminación de los contratos deficitarios y el cierre de la actividad en las citadas divisiones del Pacífico, Chile, México y Perú, al no ser rentables; y el redimensionamiento de la estructura de la deuda.

Con respecto a la deuda, durante 2021, la empresa renovó distintos préstamos con los acreedores, ampliando vencimientos hasta el 31 de mayo de 2026 y retrasando el inicio del pago de principal hasta el próximo 30 de junio de 2022, en el que ya tendría que empezar a hacer estos pagos. Sánchez de León señaló en la junta de accionistas que los acreedores financieros están dispuestos a apostar por el futuro de la compañía.

Normas
Entra en El País para participar