Financiación

Naviera Armas negocia con la banca un préstamo que supla a la SEPI

La compañía encarga a Houlihan Lokey nueva financiación. Ultima un crédito por hasta 100 millones

Naviera Armas negocia con la banca un préstamo que supla a la SEPI

Naviera Armas busca alternativas tras su encontronazo con la SEPI. La naviera negocia con la banca un crédito de hasta 100 millones para tratar de suplir el rescate que había solicitado al organismo público y que no ha llegado a buen puerto. El objetivo es contar con el oxígeno suficiente para sobrellevar las alzas en el precio del crudo.

 

Hace poco más de un año que Naviera Armas rubricó un acuerdo con sus acreedores que parecía despejar el futuro del principal operador de ferris entre las islas Canarias y la Península. Los bonistas acordaron inyectar 160 millones en la compañía a cambio de tomar la mayoría de los derechos económicos de la compañía y el 49% de los políticos, con los que devolvían un préstamo otorgado por HPS y Apollo. Capitalizaban además 245 millones de los 366 millones en bonos con los que contaba la compañía. En la operación participó también la banca, con líneas de working capital de 70 millones.

La evolución de la compañía no ha ido tan bien como esperaban. La empresa sufre por el alto coste del petróleo, lo que constriñe sus márgenes y eleva los costes de poner en marcha y mantener su extensa flota de barcos.

Por ello, decidieron reactivar la petición de rescate a la SEPI que habían realizado en 2020. En este caso solicitaban del ente público unos 100 millones de euros. Pero las exigencias de la SEPI por que la deuda que aportaba tuviese preferencia a la hora de ser devuelta por el dinero que ya habían inyectado los fondos terminó por hacer imposible el rescate. Según afirma la compañía, esto les hizo retirar la petición de dinero público.

La compañía ha encargado ahora a Houlihan Lokey la búsqueda de financiación alternativa. La compañía negocia actualmente con la banca un préstamo de hasta 100 millones de euros. La cuantía se puede reducir en caso de la compañía opte por desprenderse de algún buque y obtener liquidez de esta manera. Así ocurrió a finales de 2020 y esto le permitió retener la mayoría de los derechos políticos de la compañía.

“Ante la incertidumbre derivada del contexto geopolítico actual y el incremento del precio de los carburantes, Naviera Armas Trasmediterránea está explorando con diferentes entidades financieras potenciales vías de financiación añadida. Estas nuevas líneas de financiación que se están explorando tienen como objeto reforzar la solvencia del grupo para el supuesto de que el precio del combustible no vuelva, a medio plazo, a la normalidad”, indica la compañía.

La clave para Naviera Armas ahora está en la Operación Paso del Estrecho. Tras dos años en punto muerto, primero por la pandemia y después por el conflicto entre España y Marruecos, la vuelta de las relaciones entre Madrid y Rabat han provocado que este año se retome este operativo para facilitar el viaje de los marroquíes que viven en Europa a casa. Naviera Armas es una de las navieras que propicia esos viajes entre la Península y Marruecos y es una de sus principales fuentes de ingresos.

Dimite el CEO nombrado por los fondos

Fernando Val, el consejero delegado nombrado por los fondos para Naviera Armas, ha decidido dimitir tras poco más de un año en el cargo. El antiguo número 2 de Vueling fue designado en el cargo por los fondos cuando firmaron la reestructuración de la compañía. Val debía convivir con la familia Armas, que seguía ostentando la presidencia de la compañía. El fundador Antonio Armas falleció en marzo y dejó el cargo en manos de su hijo. La compañía aguarda aún el nombramiento de un nuevo comandante como número de la empresa, al tiempo que trata de cerrar la nueva financiación con la banca.

Normas
Entra en El País para participar