Arranca la última ofensiva del banquero colombiano Gilinski por controlar el Grupo Empresarial Antioqueño

Hoy comienza el periodo de aceptación de la opa sobre el 32,5% de Argos

Ya controla el 34,5% en Sura y el 30,8% en Nutresa

El banquero colombiano Jaime Gilinski, en una imagen de archivo.
El banquero colombiano Jaime Gilinski, en una imagen de archivo.

Este martes arranca una operación que puede cambiar la configuración de uno de los mayores grupos empresariales de Colombia. Se trata del último movimiento del banquero Jaime Gilinski en una ofensiva que inició hace meses para controlar tres grandes empresas del país latinoamericano: Sura, Nutresa y Argos, que conforman el Grupo Empresarial Antioqueño (conocido como GEA) y que es uno de los motores del entramado empresarial colombiano.

Y es que hoy da comienzo el periodo de aceptación de la última opa lanzada por Gilinski para comprar entre el 26% y el 32,5% de Argos, un grupo especializado en el sector de las infraestructuras y la construcción. En los últimos meses, a base de opas hostiles, Gilinski ya se convirtió en el primer accionista de Sura (un gigante financiero) al hacerse con un 34,5% y recientemente alcanzó el 30,8% en el grupo alimentario Nutresa, lo que le convierte en el segundo accionista.

Aunque estos tres grupos empresariales no forman un holding como tal, ya que no existe una matriz común, sí están estrechamente relacionadas. Y es que, en los años setenta, las familias propietarias idearon un movimiento para blindar su participación ante posibles inversores hostiles: realizaron compras cruzadas entre sí de forma que cada una de las tres empresas tiene una participación significativa en las otras, lo que se conoce como enroque.

Según explican fuentes del mercado colombiano, esta ofensiva de Gilinski se ha considerado "muy hostil" por parte de los empresarios locales y apuntan que el objetivo final sería hacerse con el control de Bancolombia, el mayor banco del país latinoamericano por volumen de activos, y que pertenece a Grupo Sura.

Con las sucesivas compras que ha ido ejecutando en los últimos meses, Gilinski ya se ha asegurado tres sillones de los siete que conforman el consejo de administración de Grupo Sura. Si la opa sobre Argos sale adelante y Gilinski consigue hacerse con el máximo del 32,5% por el que oferta, podría controlar de manera directa o indirecta el 51% del GEA y así promover una venta de Bancolombia hacia Grupo Gilinski.

Se trata de una partida de ajedrez de largo recorrido en la que el banquero viene preparando cada movimiento desde hace tiempo. Las mismas fuentes consultadas apuntan también a una batalla política. En ese sentido, consideran que Gilinski ha contado con el beneplácito del Gobierno saliente de Duque en su ofensiva empresarial, ya que el organismo de competencia ha aprobado al menos siete opas que el banquero ha lanzado por las empresas del GEA.

La victoria del candidato de izquierda, Gustavo Petro, en las elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo, se ha acogido con cierto optimismo entre los empresarios de GEA. Y es que se da la circunstancia de que el otro candidato, Rodolfo Hernández, había sugerido como posible ministro de Hacienda a Jorge Castaño Gutiérrez, hasta ahora superintendente financiero, y que había dado el visto bueno a las opas de Gilinski.

Un imperio financiero

Jaime Gilinski, de 64 años, es el empresario que está detrás de las operaciones financieras del grupo familiar. Según la revista Forbes, se encuentra entre los 700 hombres más ricos del mundo, con una riqueza estimada de más de 4.000 millones de dólares. Viene de una familia de empresarios y lidera el gigante financiero Gilinski National Bank Sudameris, conocido como GNP Sudameris. En los últimos años ha reforzado su imperio financiero con varias compras en Latinoamérica. Según apunta el diario Finnacial Times, en 2003 compró Sudameris a la italiana Intesa Sanpaolo y en 2012 se hizo con y los activos de HSBC en Perú, Colombia, Uruguay y Paraguay. Aunque los movimientos de Gilinski se han considerado como hostiles por parte de los empresarios del GEA, el banquero asegura que su intención en aumentar su rendimiento económico y elevar el valor para los accionistas.

Normas
Entra en El País para participar