Valor a examen

Redeia, ante el reto de confirmarse como refugio

La antigua Red Eléctrica ha sorteado mejor que el Ibex el entorno de incertidumbre por su perfil defensivo

Redeia, ante el reto de confirmarse como refugio
Getty Images

Redeia (antigua Red Eléctrica) exhibe resistencia en el mercado. La compañía no cuenta con el favor de los analistas, ya que un 50% de las recomendaciones son de venta y poco más del 7% de compra. Como aspecto positivo dentro de esta corriente mayoritaria de opinión está el 42% del consenso que se inclina por mantener. Redeia acumula una caída inferior del 3% en el año, un balance mejor que el del Ibex, que desciende el 7%.

Para los analistas, la cotización se ha beneficiado por su perfil defensivo y atractivo dividendo ante un momento de alta incertidumbre en el mercado con la crisis energética, acentuada por la guerra de Ucrania y de alta inflación. Sin embargo, su atractivo de cara al futuro parece diluirse. De hecho, en la última semana ha estado muy volátil, llegando a caer el 6% el martes después de que anunciara un retraso en el proyecto de interconexión eléctrica por Francia a través del golfo de Bizkaia. “Se encuentra en trámite de cumplir con los requisitos legales y administrativos para minimizar el impacto medioambiental de la operación, que supondría en el futuro un problema si no se desarrolla correctamente”, explica Darío García, de XTB.

Donde han puesto la atención los expertos es en la subida de los tipos de interés por parte del BCE (la primera desde 2011) de 25 puntos básicos el próximo julio. “El entorno inflacionista no tiene un efecto directo en la compañía, dado que ofrece un servicio básico prácticamente insustituible al encontrarse en un mercado con situación de monopolio, pero el alza de tipos es negativa para empresas estables que ofrecen un comportamiento poco volátil y con una estructura de dividendos atractiva por encima de la media del mercado”, comenta Darío García. El analista añade que a partir de ahora “los inversores más conservadores prestarán atención a las rentabilidades de los bonos, que pueden llegar a sustituir la inversión en Redeia para cobrar el dividendo, o de la deuda emitida por la propia empresa si resulta más atractiva que esta”. Además, el alza de tipos “perjudicaría el coste de la deuda emitida, ya que para refinanciarla tendrá que asumir el pago de un mayor cupón”, añade García.

Víctor Peiro, director de análisis de GVC Gaesco Valores, comenta que las empresas del tipo de Redeia “pueden verse perjudicadas al estar muy ligadas a fuertes inversiones para la transición energética y su crecimiento”. En cualquier caso, no espera grandes cambios en Bolsa del sector, ni que “Redeia lo haga mucho peor que el Ibex”. “Las utilities siguen un comportamiento continuado, similar, con algún movimiento de ciclo más sobresaliente”, explica Peiro, que califica a Redeia de una “compañía buena”, “de calidad”, pero con menos potencial que otras y que presenta un “crecimiento en el corto plazo todavía limitado; tiene que dar pasos importantes en la diversificación del negocio”.

Según el consenso del mercado, Redeia no tiene potencial de revalorización: el precio objetivo es de 17,88 euros y cotiza por encima de los 18 euros.

Goldman Sachs publicó recientemente un informe sobre el sector donde señala que “en un escenario de prolongadas tensiones geopolíticas, estimamos que Europa podría enfrentarse a un aumento de 1,4 billones de euros en los costes energéticos (gas y electricidad), casi 10% del PIB de la región”.

Sobre Redeia tiene la recomendación de vender. “Entre las claves de la acción están un cambio significativo en la perspectiva de gasto de capital, potencialmente impulsado por el Gobierno ante crecientes esfuerzos para fomentar la transición energética, que podría compensar los menores rendimientos de actividades reguladas”, explica la entidad.

Banco Sabadell ha reiterado el consejo de vender Redeia “por la senda decreciente en la generación de ingresos y su reducida visibilidad a corto plazo”. El 27 de julio presentará las cifras correspondientes al primer semestre.

El atractivo de un valor con el Gobierno al timón

Evolución. Redeia ha actuado como valor refugio con el inicio de la guerra y hasta el pasado mayo, que mantuvo una senda ascendente que le proporcionó a la acción una revalorización del 21%. Con ello, volvía a recuperar los niveles anteriores al comienzo de la pandemia, y que prácticamente mantiene en la actualidad. Tiene una capitalización superior a los 10.000 millones de euros.

Dividendo. El próximo dividendo de la compañía se abonará el 1 de julio y será de 0,72 euros por acción. La fecha ex dividend es el 29 de junio; es decir, deben tenerse acciones antes de ese día para optar al cobro. El pasado enero distribuyó 0,27 euros, lo que hace un total de 1 euro a cargo de los resultados de 2021, importe igual al de 2020 y el más elevado de los pagados por la empresa. La rentabilidad por dividendo supera el 5%.

Accionistas. La SEPI es el principal accionista de Redeia con el 20% del capital. Amancio Ortega, fundador de Inditex, mantiene una participación del 5%; Deutsche Bank, del 3,12%; BlackRock, del 3,04%, y Crédit Agricole, del 3,03%.

Normas
Entra en El País para participar