Dos de cada tres empresas refuerzan su inversión en oficinas para fortalecer el vínculo con sus plantillas

Según los datos de Pulse, el estudio elaborado por ISS, la mayoría de las compañías no tiene previsto reducir el espacio de sus instalaciones

Dos de cada tres empresas refuerzan su inversión en oficinas para fortalecer el vínculo con sus plantillas

En los dos últimos años las prioridades de los espacios de trabajo han cambiado de forma significativa. Al menos así lo refleja el estudio a nivel global realizado por ISS, firma líder en integración de servicios y workplace, entre más de 100 clientes mundiales de diversos sectores profesionales, tecnológicos e industriales.

Si antes de la pandemia, la eficiencia operativa y el ahorro de costes eran dos de los resultados más prioritarios para las empresas a la hora de planificar y tomar decisiones sobre sus propias oficinas, hoy la encuesta demuestra que el compromiso de los empleados ocupa el primer lugar. También, la atracción de talento se ha convertido en una de las prioridades principales.

Para alcanzar estos objetivos, las empresas están optando por invertir en su oferta de espacios de trabajo mediante la mejora de sus instalaciones, el entorno de la propia oficina y las experiencias de los empleados. Todo ello con la finalidad de permitir una mejor innovación y colaboración entre empleados, incrementar la presencialidad en la oficina y potenciar el sentido de pertenencia.

Planificar los espacios del futuro

La encuesta también muestra que el 69% de las empresas está ampliando sus espacios de oficinas, rediseñándolos, manteniéndolos o se mantiene indecisas, mientras que el 31% restante ha decidido reducirlo. Sin embargo, este último grupo es también el que más tiene previsto invertir en la mejora del lugar de trabajo.

En palabras de Javier Urbiola, presidente ejecutivo de ISS en España, "a pesar de la incertidumbre, el objetivo sigue siendo potenciar el compromiso con el empleado. No existe un modelo único a la hora de planificar los espacios de trabajo del futuro, ya que estos deben adaptarse a la realidad de cada empresa y sus empleados. Sin embargo, una cosa es segura: las predicciones sobre la desaparición de la presencialidad han sido muy exageradas. De hecho, la tendencia general en la actualidad es la reutilización de los lugares de trabajo".

En cuanto a ese redescubrimiento de la importancia del capital humano, el director general del Grupo ISS World Services, Jacob Aarup-Andersen, recuerda cómo "el poder en los mercados laborales mundiales se ha desplazado hacia los empleados después de muchas décadas en las que favoreció a los empleadores. Además, la pandemia aceleró los modelos de trabajo híbridos y las expectativas de flexibilidad de los empleados. El nuevo desafío de las empresas es satisfacer esas expectativas de forma que se satisfagan las necesidades de productividad tanto de los empleados como de las compañías. No es una cuestión de si la gente está en la oficina; es una cuestión de cómo pueden prosperar, innovar y colaborar mejor en el trabajo".

Esto sería lo que explica, según el estudio, que muchas entidades estén redefiniendo sus oficinas para acomodar los nuevos patrones de trabajo híbridos y las preferencias personales, centrándose tanto en el lugar físico en el que la plantilla trabaja, como en la experiencia que los empleados obtienen cuando llegan a la oficina.

Normas
Entra en El País para participar