Tramite parlamentario

Luz verde al futuro fondo de planes de pensiones de promoción pública

El dictamen de la norma, con las aportaciones de los grupos, ha logrado 172 votos a favor, 164 votos en contra y 6 abstenciones, tras lo cual, se remitirá al Senado

Hemiciclo del Congreso de los Diputados.
Hemiciclo del Congreso de los Diputados.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, puede respirar hoy más tranquilo, después de que uno de sus proyectos estrella, la futura ley de impulso de los planes de pensiones de empleo, que creará el fondo de promoción pública para estos instrumentos de ahorro, haya superado el trámite del Congreso de los Diputados. Ahora, la norma se enviará al Senado, donde volverá a ser discutida, antes de su aprobación definitiva para su entrada en vigor, de manera inmediata.

Así,  el pleno de la cámara baja aprobó ha aprobado el proyecto de ley con una nueva regulación e incentivos para los planes de pensiones de empleo (planes privados de carácter colectivo que se hacen en el seno de las empresas y que ahora podrán suscribir también los autónomos y las administraciones) por 172 votos a favor (del PSOE, Unidas Podemos, Ciudadanos, PNV, Nueva Canarias, Teruel Existe y PRC); 164 votos en contra (PP, Vox, ERC, Junts, CUP, Más País, UPN, Compromís, Coalición Canaria, BNG y Foro); y 6 abstenciones (EH y uno por error de la CUP). El texto aprobado será ahora remitido al Senado donde si no se introducen cambios, la norma entrará en vigor directamente o, de lo contrario deberá volver al Congreso para su ratificación.

Esta futura norma es uno de los proyectos estrella del equipo de Escrivá, quien pretende que con la nueva regulación el número de beneficiarios de planes de pensiones colectivos de carácter privado que sirvan como complemento a la pensión pública, pase de los dos millones actuales a 13 millones al final de la década.

La futura ley crea dos nuevas figuras legales: los planes de empleo simplificados y el fondo de promoción pública al que se podrán adherir los planes sectoriales y de empresa que se suscriban en el seno de las compañías y por parte de las asociaciones de autónomos o las administraciones. Lo aprobado ayer, añade al grueso de la normativa diseñada por Escrivá incentivos fiscales para impulsar estos planes. Entre ellos, las contribuciones empresariales al plan de pensiones no cotizarán la Seguridad Social, con un límite de 115 euros al mes por trabajador (1.380 euros al año), lo que supone un ahorro de casi 400 euros por trabajador. También recoge incentivos para el trabajador, que podrá aportar más de lo que lo hace la empresa con unos límites que se establecen en función de la contribución empresarial

Se crea también una deducción del 10% en la cuota íntegra del impuesto de sociedades por las aportaciones a planes de empleo de trabajadores con rentas brutas anuales inferiores a 27.000 euros y una parte proporcional a partir de este umbral; la eliminación del veto del Ejecutivo en ciertas inversiones del futuro fondo del planes de empleo de promoción pública; la exigencia a los futuros gestores de parte del Ejecutivo de una experiencia profesional mínima; o la posibilidad de que las empresas puedan desarrollar sus propios planes de empleo, al margen de los sectoriales.

La norma también salió adelante por la abstención de EH-Bildu a cambio de un aumento del 15% de las 440.000 pensiones no contributivas hasta fin de año; esto supondrá un alza de entre 60 y 100 euros al mes solo hasta diciembre.

.

Normas
Entra en El País para participar