Stihl creará 2.000 empleos este año, el 10% de su plantilla

La empresa está inmersa en un plan de inversiones para ser más productiva y minimizar el impacto de la inflación

Dr. Nikolas Stihl, presidente del Grupo alemán de maquinaria de jardinería, agrícola y forestal.
Dr. Nikolas Stihl, presidente del Grupo alemán de maquinaria de jardinería, agrícola y forestal.

El Grupo alemán Stihl, fabricante de maquinaria agrícola, forestal y de jardinería, anuncia una fuerte creación de empleo para este año. En concreto, serán unos 2.000 empleos, cifra que supone el 10% de su plantilla global actual.

Tal y como explicó ayer a CincoDías el presidente de la compañía, Dr. Nikolas Stihl, este aumento del capital humano es posible gracias a las buenas cifras de ventas en los dos últimos ejercicios, que están empujando a la compañía a tener que aumentar su capacidad de producción en la práctica totalidad de sus plantas, repartidas por todo el mundo.

Para esta empresa familiar la formación de sus trabajadores y la retención del mejor talento es una de sus prioridades y si bien recuerdan el éxito que representa la formación profesional dual en Alemania, al mismo tiempo lamenta la escasez de profesionales altamente cualificados, como ingenieros. “Si conocen a un buen ingeniero, que contacte con nosotros”, bromeó ayer durante la charla.

Con el fin de poder dar respuesta al fuerte incremento de la demanda, la compañía sigue apostando por invertir en tecnología, avanzar en la digitalización y en el diseño de las herramientas del futuro. De hecho, el departamento de I+D emplea a 800 personas en la compañía, el más numeroso, y recibe como presupuesto el 4% de la facturación anual, que en 2021 superó los 5.000 millones.

La digitalización es la gran apuesta de Stihl en los próximos años, tanto en sus productos como en toda la cadena de fabricación y distribución. La apuesta de futuro de cara al crecimiento del negocio de la compañía a nivel mundial pasa por desarrollar la tecnología de batería y electrónica, la inteligencia artificial (IA) y el internet de las cosas (IoT), tanto con recursos propios como a través de partners tecnológicos.

Gracias a las soluciones inteligentes que está desarrollando la compañía, basadas en el almacenamiento en la nube, el big data y el internet de las cosas, ya es posible contar con toda la información sobre el funcionamiento de las máquinas Stihl, así como del estado y mantenimiento del jardín, en el teléfono móvil o la tablet, desde cualquier lugar y en cualquier momento.

De hecho, la empresa ya tiene a pleno rendimiento cada vez más soluciones de máquinas autónomas que, además, han de salvar la prohibición que acaba de establecer la Comisión Europea de no vender a partir de 2035 vehículos con motor de combustión. Valga como ejemplo el robot cortacéspedes inteligente Imow. No solamente realiza las funciones de cortar, triturar y fertilizar en una sola operación, sino que incluye la posibilidad de control remoto a través de la app de la compañía.

“España por su nivel de exigencia y, en particular el sector del olivar tienen un peso y una relevancia para nosotros clave”, advierte Stihl. Pese a la pandemia, las tensiones en las cadenas de suministro y la espiral de precios de la energía y las materias primas, el presidente de la entidad insiste en que van a incrementar su capacidad productiva para dar respuesta a las nuevas necesidades y conseguir ser más eficientes. Para ello, está prevista una inversión de 300 millones este año. “Aunque tendremos que trasladar al cliente parte de nuestro alza de costes, siendo más productivos lograremos que la subida de precios se quede por debajo de la inflación”, aclara.

Normas
Entra en El País para participar