Ley de planes de pensiones colectivos

Solo el 2% de empleados ha pedido a su empresa ahorrar con un plan de empleo

Un estudio del Observatorio de Caser de pensiones detecta que el 86% de las empresas desconoce que se está elaborando una nueva norma

PPE pulsa en la foto

El Pleno del Congreso de los Diputados de mañana, jueves, someterá el proyecto de ley para impulsar los planes de pensiones de empleo (los que la empresa hace a sus trabajadores) a una votación que será clave para su futuro. Esta norma, de salir adelante mañana, será remitida al Senado con la intención de estar en vigor en julio próximo. Sin embargo, esta futura ley –que creará también un fondo de promoción pública al que se adscribiran los nuevos planes sectoriales y simplificados de empresas y autónomos– llega en un momento de enorme ignorancia y cierto desinterés por parte de los empleadores y sus trabajadores, más preocupados por la devaluación de sus salarios que por percibir parte de ellos en forma de ahorro para las pensiones en el largo plazo. De hecho, apenas el 2% de los trabajadores ha preguntado a su empresa si dispone de algún producto o servicio para ahorrar para la jubilación (plan de pensiones, seguro de jubilación…), según muestra el estudio Planes de empleo, ¿cómo son percibidos por las pymes, microempresas y autónomos en España?, elaborado por el Observatorio Caser con las respuestas de casi medio millar de compañías.

Esta falta de interés choca profundamente con el empeño del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en que esta nueva regulación de los planes de empleo salga adelante cuanto antes, porque el Gobierno se ha comprometido con Bruselas a ello a cambio de recibir los fondos de reconstrucción, pero también por convicción propia del propio ministro José Luis Escrivá. Su objetivo es que los planes complementarios de las pensiones públicas lleguen a través de esta nueva ley a unos 13 millones de asalariados en 2020, lo que supondría multiplicar por 6,5 los dos millones de trabajadores que actualmente tienen contratado uno de estos planes colectivos de empresa.

Sin embargo, este estudio de Caser muestra que el terreno sigue sin estar abonado. Casi nueve de cada diez empresas (87%) no tienen contratado ningún producto de ahorro para sus empleados. Preguntados por los motivos de no contratatar estos vehículos de ahorro, el 20% lo atribuye a la falta de información, a lo que se suma otro 20% que considera que existen otras prioridades en su empresa.Y solo un 13% está valorando en estos momentos la opción de realizar una contratación de un producto de ahorro para sus empleados.

Solo los autónomos sin asalariados sí tienen estos instrumentos en mayor medida, concretamente en un 34% de los casos (ya que prevén ingresos complementarios a la pensión pública porque, voluntariamente, suelen cotizar muy por debajo que los asalariados y, por tanto, sus pensiones son más de un 30% inferiores de media). Por tanto, es la certeza de que su pensión futura será menor la que les lleva a contratar planes privados. Sin embargo, esta certeza no es la misma entre los asalariados e incluso el Gobierno se encarga de restar importancia a los riesgos de viabilidad futura del sistema público de pensiones, por lo que los ciudadanos no tienen la percepción de que los neceistarán.

De hecho, el 86% de las empresas consultadas ni siquiera están al tanto de la nueva normativa que se cuece en el Parlamento. De ahí que el la mayoría de trabajadores y autónomos (el 52%) ven ”nada probable” la contratación de un plan de empleo en el corto plazo; el 26% lo ve poco probable y solo el 14%, 5% y 3% lo ven probable, bastante probable y muy probable, respectivamente.

Normas
Entra en El País para participar