El dinero acumulado en ETF en España se dispara un 45% en solo 15 meses

Los utilizan desde gestores de fondos hasta inversores minoristas

Publicidad de los ETF de BlackRock, llamados iShares.
Publicidad de los ETF de BlackRock, llamados iShares.

Los fondos cotizados empiezan a volar. Este tipo de vehículos, conocidos como ETF por sus siglas en inglés, han registrado un crecimiento en España del 45% en los últimos 15 meses, hasta acumular 61.000 millones de euros al cierre de abril. Aunque su peso sigue siendo relativamente pequeño frente a los fondos de inversión convencionales, cada vez van cobrando más relevancia.

Los ETF son un híbrido entre una acción y un fondo de inversión. Al igual que las acciones, se pueden comprar y vender de forma instantánea, y en los mercados ofrecen un valor liquidativo inmediato. Pero realmente son vehículos que permiten invertir en un amplio abanico de acciones o bonos, como un ocurre con los fondos.

La figura tiene ya 27 años de historia, desde que se crearon en Estados Unidos. Pero en Europa, y especialmente en España, han tenido un menor desarrollo por cuestiones fiscales: en los fondos se puede traspasar el dinero de uno a otro sin peaje fiscal, mientras que en los ETF hay que venderlos y tributar por las plusvalías generadas.

La mayor parte de los ETF está referenciado a un índice bursátil (como el Nasdaq, el Ibex o el S&P 500). Al no haber detrás un gestor de fondos que se dedica a analizar, comprar y vender títulos bursátiles, las comisiones que hay que pagar por tener un ETF son una fracción de las que tienen los fondos convencionales. No obstante, en los últimos años, además, han ido apareciendo algunos ETF activos, en los que sí que hay un gestor que toma decisiones de inversión.

César Muro es responsable en España de ETF y fondos indexados para la gestora alemana DWS (ligada a Deutsche Bank). A su juicio, el aumento de las ventas de estos productos tiene varias causas. “Cada vez vemos que los gestores de fondos de inversión utilizan más los ETF para ciertas partes de sus carteras. Además, hay un creciente interés entre los minoristas por los ETF temáticos, y los bancos los están utilizando en ocasiones para clientes con contratos de gestión discrecional de carteras”.

Al ser fáciles de comprar y vender, es habitual que los gestores de fondos los utilicen para tomar ciertas posiciones tácticas: un ETF que replica la evolución del oro, uno que permite invertir en compañías asiáticas u otro que toma posiciones en deuda pública de corta duración.

Javier García Díaz es por su parte responsable de ventas en España y Portugal de BlackRock, una firma líder absoluto en ETF, con más de 27.141 millones de euros gestionados. “En España está siendo muy importante el uso de ETF por parte de gestores de fondos, incluso de renta fija, así como su adopción por parte de aseguradoras y planes de pensiones. Además, cada vez están entrando más jugadores internacionales con plataformas de online brokerage, como DeGiro, Scalable Capital, Trade Republic o Bux, que acercan los ETF a inversores minoristas”.

Cada vez son más los pequeños inversores que deciden acercarse a los mercados financieros a través la gestión indexada. En lugar de comprar una acción, o un puñado de ellas, es más fácil obtener una enorme diversificación del riesgo comprando ETF. Algunos replican la evolución de la Bolsa mundial, como los que siguen el MSCI ACWI Index, que incluye 2.900 compañías de todo el planeta.

Además, algunos bancos, como ING, llevan años apostando por este tipo de gestión pasiva. Algunos de sus productos, como las Carteras Naranja, tienen como subyacente ETF emitidos por Amundi, una firma que tiene en España distribuidos ETF por valor de 17.000 millones de euros.

El interés por la gestión indexada se disparó hace una década. Se trata de un tipo de productos que lleva creciendo al 15% globalmente en los últimos 10 años, frente al 5% en los fondos de gestión activa. Ahora ya representa un tercio de la industria global de la gestión de activos. En Estados Unidos, más de la mitad del mercado de los fondos de Bolsa ya está dominado por fondos indexados y ETF.

Salvo BlackRock, con una potente presencia en España y en Europa, las otras grandes firmas de ETF estadounidenses, Vanguard y State Street, tienen aún una presencia muy incipiente en el Viejo Continente, lo que ha hecho que Amundi y DWS puedan retener una importante cuota de mercado.

Normas
Entra en El País para participar