Indicadores económicos

La actividad de los servicios en España se ralentizó en mayo, aunque aumentó el empleo

El PMI cayó a 56,5 en comparación con el 57,1 de abril

Vistas desde la terraza de un restaurante.
Vistas desde la terraza de un restaurante. Ep

El sector servicios en España siguió expandiéndose en mayo, aunque ralentizó ligeramente su crecimiento. La actividad y los nuevos pedidos aumentaron por cuarto mes consecutivo y las empresas crearon puestos de trabajo al mayor ritmo en casi un año. La liberación de la "demanda reprimida" durante la pandemia tras levantarse las restricciones sostuvo el fuerte ritmo de crecimiento del sector y la confianza sobre el futuro se mantuvo positiva por parte de las empresas. No obstante, las presiones de los costes fueron elevadas y el traslado de estos costes más altos a los clientes siguió siendo notable.

El índice de gestores de compras (PMI) de las empresas de servicios de S&P Global, que representan alrededor de la mitad de la producción económica de España, cayó a 56,5 el mes pasado en comparación con el 57,1 de abril, pero sigue estando muy por encima de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción. Por su parte, el PMI manufacturero que se conoció el martes avanzó a 53,8 enteros desde los 53,3 de abril. Así, la actividad del sector privado mantuvo en mayo un fuerte ritmo de crecimiento, según el índice compuesto de gestores de compra (PMI), que se colocó en 55,7 puntos.

"En mayo se observó una continua expansión de la economía del sector servicios española, ya que cualquier inestabilidad del mercado por la guerra en Ucrania o la alta inflación fue más que compensada por la liberación de la demanda reprimida relacionada con la pandemia", indicó Paul Smith, economista de S&P Global.

Los encuestados señalaron que la relajación de las restricciones del Covid-19 impulsó la demanda en negocios relacionados con el turismo y las empresas se esforzaron por aumentar su capacidad para mantener el ritmo, lo que contribuyó a la creación de puestos de trabajo.

Las empresas de servicios informan de "una reactivación del mercado y de la actividad turística", un repunte que fue impulsado por clientes nacionales y extranjeros, al tiempo que destacan que "los nuevos pedidos recibidos del exterior aumentaron por primera vez en cinco meses y lo hicieron a un ritmo sólido", indice S&P Global en su informe.

"Esto ayudó a impulsar un aumento de los niveles de personal durante mayo", apunta. "A pesar de algunos informes de escasez de mano de obra, el crecimiento general del empleo repuntó hasta su nivel más alto desde junio de 2021", añade el documento, que destaca también que la contratación de nuevo personal llevó a un aumento de los salarios, lo que agravó la ya elevada inflación.

Esos salarios más altos, junto al aumento de los precios de la energía, la electricidad y el combustible, contribuyó a que muchas empresas "no tuvieron más alternativa que repercutir el aumento de los costes a sus clientes a través de un alza de los precios cobrados".

La inflación en España subió al 8,7% en mayo desde el 8,4% del mes anterior y la inflación subyacente, que elimina los componentes más volátiles, se encuentra en su nivel más alto desde 1995.

"Las presiones sobre los precios siguen siendo preocupantes, y los efectos de segunda vuelta serán objeto de una estrecha vigilancia, sobre todo teniendo en cuenta los informes del aumento de los salarios y el fuerte crecimiento del empleo", escribió Paul Smith.

El Gobierno español redujo sus perspectivas de crecimiento económico para este año año al 4,3% desde el 7% de hace un mes, tras informar de una fuerte desaceleración en en el primer trimestre debido al impacto negativo de la subida de los precios de la energía.

Normas
Entra en El País para participar