Tecnología

La Sepi compra el 3,21% que tenía Corporación Financiera Alba en Indra por más de 62 millones

La entidad pública, que paga 11 euros por cada acción, eleva su participación en la tecnológica a un 23,89%. El holding de la familia March completa con esta venta la desinversión en Indra

Marc Murtra, presidente de Indra.
Marc Murtra, presidente de Indra.

El Gobierno sigue ampliando su posición en el capital de Indra. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) ha vuelto a elevar su participación en la tecnológica española tras hacerse con el 3,21% que tenía Corporación Financiera Alba. El holding inversor de la familia March ya se había desprendido de otro 5% en Indra el pasado diciembre. Entonces se lo vendió a SAPA Placencia Holding, la empresa de defensa vasca, quien abonó 90,8 millones de euros. Corporación Financiera Alba controlaba un 9,9% de Indra a 30 de abril del pasado año. 

Con el nuevo movimiento, la Sepi eleva su participación del 20% que comunicó a la CNMV el 27 de mayo al 23,89%. La compañía, dependiente del Ministerio de Hacienda, está dando así cumplimiento al acuerdo alcanzado en el Consejo de Ministros de llegar al 28% de acciones de la tecnológica. 

La entidad pública, que hizo la operación a cierre de mercado de ayer, ha pagado 11 euros por acción a Corporación Financiera Alba, por lo que habría desembolsado un total de 62,3 millones. La acción de Indra está cotizando hoy por encima de los 10,6 euros. Según ha comunicado el holding de la familia March a la CNMV, han vendido un total de 5.663.103 acciones y ha obtenido, en el ejercicio actual, una plusvalía contable antes de impuestos de 8,4 millones de euros.

La compra de este paquete supone la salida definitiva del holding de la familia March de Indra. La intención de Corporación Financiera Alba, presente en Indra desde 2009 (la segunda inversión con mayor recorrido de Alba), era salir progresivamente de la tecnológica, después de que el Gobierno forzara la salida de Fernando Abril-Martorell como presidente de esta compañía y el nombramiento de Marc Murtra, como nuevo presidente no ejecutivo. 

La Sepi ha insistido durante los últimos meses sobre la importancia de reforzar la participación del Estado como accionista de referencia en una compañía estratégica para el país. La sociedad pública empezó a comprar acciones en el mercado a partir del pasado 29 de abril, tras la presentación de los últimos resultados trimestrales de Indra, y el objetivo es alcanzar el citado 28% antes de la junta de accionistas de Indra, que tendrá lugar el próximo 22 de junio.

Con la compra del paquete de Corporación Financiera Alba, Sepi ya alcanza el capital que necesitaba para tener un tercer representante en el consejo de la tecnológica, en el que actualmente tiene dos, Antonio Cuevas y Miguel Sebastián. La opción que baraja es optar a la vacante del consejo que va a quedar tras el fin del mandato de Alberto Terol, presidente de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo, vicepresidente del Consejo y consejero coordinador, que lleva 12 años en la empresa.

La toma de un mayor control sobre Indra por parte del Gobierno persigue, según distintas fuentes del mercado, que la empresa de tecnologías de la información, transporte y defensa tome una participación en ITP, el fabricante de motores vasco, que Rolls Royce vendió al fondo Bain Capital.

Normas
Entra en El País para participar