Los planes de pensiones ganaron 27.000 millones de menos al no estar indexados

Los productos bancarios cobran mayores comisiones lo que resta rentabilidad

Unai Ansejo (consejero delegado de Indexa Capital), con gafas, junto con otros autores del estudio.
Unai Ansejo (consejero delegado de Indexa Capital), con gafas, junto con otros autores del estudio.

Indexa Capital ha presentado hoy su último estudio comparativo de la evolución de los planes de pensiones individuales y las EPSV (su equivalente en el País Vasco), para el periodo 2007-2015. Sus conclusiones son palmarias: las pensiones privadas, controladas mayoritariamente por la banca, cobran demasiadas comisiones, lo que merma rentabilidad. En concreto, las comisiones excesivas han drenado 27.000 millones de retornos a los dueños de estos planes de ahorro para la jubilación.

De los 7,6 millones de partícipes que tienen planes de pensiones, por término medio han dejado de ganar 3.600 euros por tener planes durante este periodo de 15 años.

Pero, cómo se pueden calcular estas cifras? ¿Por qué se supone que las comisiones son excesivas? La clave está en que la mayor parte de los planes de pensiones cobran las comisiones máximas, que están entre el 1% y el 1,5% anual, en función de cada tipo de plan. Sin embargo, muy pocos planes activos (solo el 14% del total) logra batir a sus índices de referencia.

Los pequeños inversores podrían haber contratado unos planes indexados más baratos que, por definición, tienen un retorno similar al índice con el que se comparan, y podrían haber logrado más rentabilidad. Entidades como ING, Myinvestor, Inbestme o Indexa Capital cuentan con planes de pensiones indexados, con comisiones que suelen ser la mitad que en los planes de pensiones activos.

Entre los cientos de planes de pensiones individuales analizados, el retorno medio anual en estos tres lustros ha sido del 2%, mientras que los índices han rentado en este mismo periodo un 4,6%, según los datos aportados ayer por Indexa.

 Unai Ansejo, consejero delegado de Indexa, explica que el gran problema es que "los bancos tienen un conflicto de interés, porque les importa más vender planes de pensiones, aunque sean malos, que gestionarlos bien".

La forma de realizar el estudio es agrupar los planes de pensiones y las EPSV según las seis categorías que utiliza Inverco, la patronal sectorial (garantizados, renta fija a corto plazo, renta fija a largo plazo, renta fija mixta, renta variable mixta y renta variable).

Una vez agrupados, los expertos de Indexa han analizado la composición de inversiones de cada categoría (el porcentaje de Bolsa, de bonos soberanos, de deuda corporativa...) y los han comparado con el par de índices más parecidos. Por ejemplo, los planes de renta variable mixta, a lo que más se parecen es a una combinación al 50% del índice MSCI de Bolsa europea, y en un 50% a un índice de bonos europeos de entre 1 y 3 años.

Tras este análisis, se comprueba que de los 198 fondos garantizados ninguno bate a su índice de referencia. En los planes de Bolsa, solo el 9% de los gestores ha logrado hacerlo mejor que el índice. Y en los de renta fija a largo plazo el 16%. De media, solo un 6% de los planes.

Además, en muchas de estas categorías los gestores no lograban ni siquiera desmarcarse de la evolución del índice. Por ejemplo, en renta fija a corto plazo el 90% de los planes casi replican el comportamiento del índice de referencia, pese a cobrar comisiones de planes activos.

En otros países, como Reino Unido, el supervisor de los mercados ha emprendido investigaciones para comprobar si había gestoras de fondos o planes que tenían productos que replicaban pasivamente a un índice, cobrando comisiones caras.

François Derbaix, el otro consejero delegado de Indexa Capital, explica que si el análisis lo hubieran realizado tomando en consideración el índice que aparece en el folleto informativo de cada plan "las conclusiones habrían sido incluso peores para los planes de la banca, porque tienden a escoger índices con los que salen mejor parados, aunque realmente luego inviertan en mercados diferentes".

Por ejemplo, Derbaix cita gestores que se comparan con índices de Bolsa europea, aunque luego destinen parte de la cartera a Bolsa de Estados Unidos (que ha ido mejor) o a otros que se comparan con índices de compañías de gran capitalización, aunque luego invierten más en compañías pequeñas y medianas.

Normas
Entra en El País para participar