Un escenario asimétrico

Hay que mirar donde puede haber oportunidades

In this photo taken on May 22, 2022, participants take part in a day of fitness activities organised to promote healthy lifestyles, in the southern Thai province of Narathiwat. (Photo by Madaree TOHLALA  AFP) Ampliar foto
In this photo taken on May 22, 2022, participants take part in a day of fitness activities organised to promote healthy lifestyles, in the southern Thai province of Narathiwat. (Photo by Madaree TOHLALA / AFP) AFP

El momento que estamos viviendo es muy complejo, pues hay muchos factores en movimiento. Entre otros aspectos, los bancos centrales van por detrás del mercado intentando controlar la inflación y están intentando acelerar su ajuste monetario. Ello está claramente afectando al sentimiento del mercado y las perspectivas de crecimiento económico, de beneficios empresariales y valoraciones de las empresas.

Tenemos por delante un escenario que podemos definir asimétrico, pues, por un lado, sigue habiendo crecimiento económico y por otro, se esta produciendo una desaceleración muy pronunciada en el mismo. Aunque se ha desacelerado desde niveles cercanos al 5% globalmente hacia niveles del 3,4%, aún por encima tanto de la tendencia a largo plazo. en torno a 3,5% en EEUU y por debajo del 3% en Europa, lo que sigue dando un cierto soporte. Además, hay todavía un nivel de ahorro muy importante generado durante la pandemia y en esta década que hemos vivido de “dinero fácil”. De hecho, estamos viendo que el nivel de consumo sigue, de momento, fuerte. En EEUU la demanda goza de un mercado laboral excepcionalmente fuerte y tendencias positivas de gasto en inversión.

Por otro lado, el sentimiento del inversor está muy negativo. De hecho, las correcciones en los mercados de acciones americanos y de Europa, China y mercados emergentes superan el 20%.

Ahora bien, en nuestro escenario base no prevemos recesión económica. Puede que haya recesión técnica en Europa, por los efectos de la Guerra en Ucrania -en crisis humanitaria-, dados lazos económicos y geográficos, especialmente de Alemania. Pero es previsible que los bancos centrales no ajusten en exceso su política monetaria y que no hagan descarrilar el crecimiento económico..

Con todo, vamos a continuaren una situación más o menos negativa los próximos meses, con niveles de inflación muy elevados.

Hay que mirar donde puede haber oportunidades

Pero no es momento de hacer cambios drásticos y si de mirar donde puede haber oportunidades. Entre otras cosas, los inversores tienen que tener en cuenta que la mayoría de las compañías, en casi todos los sectores, han hecho sus deberes y que cuentan con balances sólidos, con una generación de efectivo y de beneficios sólida. Aunque unas estimaciones de aumento de beneficios del 10% puedan ser exageradas, muchas compañías van a seguir mostrando aumentos.

Eso sí, es necesario mirar de forma muy selectiva para identificar esas oportunidades, con visión de medio y largo plazo. Mientras, conviene mantener una posición relativamente defensiva.

De momento, los inversores conservadores han sufrido por su exposición a renta fija, son correcciones de casi doble dígito, cosa que no se veía desde 1994. Respecto a deuda de Gobiernos, no es momento de deuda de la Euro Zona, pues seguramente el BCE suba sus tipos de interés 0,25% dos veces hasta final de año y la valoración de los bonos europeos va a seguir sufriendo. Si hay oportunidades en la parte de crédito, sobre todo dados los elevados diferenciales de rentabilidad a vencimiento respecto a deuda del Estado. Además, el bono de EEUU a diez años empieza a tener algo de valor y se puede utilizar como activo defensivo, cubriendo el dólar, sobre todo en previsión de haber alcanzado el pico en la inflación. En todo caso, vemos más oportunidades en deuda de mercados emergentes que en mercados desarrollados.

Inversión temática en Salud

Además hay nichos que han sido clave los últimos años, como la inversión temática en Salud, aún más debido a la pandemia.

Aunque estas acciones han llegado a corregir en torno a 15% lo que va de año, a pesar de su carácter defensivo, hay buenas perspectivas y es de los sectores que más nos gusta. Incluye grandes empresas generadoras de flujo libre de caja y otras donde la innovación juega un papel fundamental. Eso sí, tenemos que distinguir entre grandes farmacéuticas y compañías biotecnológicas, más orientadas a generar nuevos fármacos. Además, ha cambiado completamente el enfoque. Se está orientando más a prevenir. Hay que tener en cuenta que la salud es una de las áreas de mayor coste de cualquier Gobierno. En EEUU, por ejemplo, los mayores de 65 años consumen cuatro veces más fármacos que cualquier otro rango de edad. De manera que los sistemas de salud intentan que las enfermedades a partir de 65 años se gestionen de forma mucho más eficiente. La clave es llegar más sano a esas edades y, por tanto, reducir el coste de la atención sanitaria. Así pues, es uno de los sectores que el inversor puede empezar a mirar para exposición estructural en la cartera, con horizonte de inversión de medio plazo, mínimo dos a tres años.

Normas
Entra en El País para participar