Bebidas

Hijos de Rivera lanza su mayor plan inversor para facturar 1.000 millones en 2024

Destinará un total de 600 millones en los próximos tres ejercicios

Recurrirá a sus fondos propios y buscará financiación

Ignacio Rivera, presidente ejecutivo de Hijos de Rivera
Ignacio Rivera, presidente ejecutivo de Hijos de Rivera

Hijos de Rivera quiere dar el salto definitivo para mirar de tú a tú a los grandes grupos cerveceros españoles y, de paso, convertirse en un actor relevante a nivel internacional. La compañía gallega, dueña de Estrella Galicia, ha dado forma a un ambicioso plan de negocio con el que aspira a alcanzar una facturación de 1.000 millones de euros al término del ejercicio 2024. De conseguirlo, la cerveza que creció gracias al tú a tú se convertirá en un trasatlántico del gran consumo.

Internacionalización y una importante inversión en aumentar la capacidad productiva son las bases sobre las que se asienta el plan, y que explicó este jueves el presidente ejecutivo del grupo, Ignacio Rivera. Entre este año y 2024, la inversión total alcanzará los 600 millones de euros, la mayor cantidad destinada nunca por la empresa a un plan de negocio en sus más de 100 años de historia, como reconoció el propio Rivera.

Una cantidad que no saldrá solo de sus fondos propios. Hijos de Rivera recurrirá a financiación externa para completar esos importes. Tradicionalmente, la compañía no ha tenido un importante apalancamiento financiero. En el ejercicio 2020, las deudas con entidades de crédito alcanzaban los 84,6 millones, de los que casi 50 estaban clasificados a largo plazo.

"En la estrategia que hemos diseñado hay un cambio en el nivel de apalancamiento, que en todo caso será moderado. Iremos al mercado a financiarnos", dijo el propio Ignacio Rivera. Desde la compañía se descartan operaciones como emisión de deuda, y se habla de una búsqueda de financiación tradicional con entidades financieras.

Hijos de Rivera tampoco espera una contribución importante procedente de los fondos europeos. "Las expectativas son bajas. Si recibimos algo, desde luego será pequeño dentro de esos 600 millones. Si nos ayudan, estupendo. Y si no, también", apuntó Ignacio Rivera.

Nuevas fábricas

Las estrellas dentro del plan estratégico que desarrollará la cervecera hasta 2024 son las dos nuevas fábricas que construirá. La primera ubicada en Araraquara, en el estado de São Paulo (Brasil), que se llevará la mitad de la inversión, 300 millones de euros. Esta misma semana se iniciaron los primeros movimientos de tierra, y la previsión es que entre en funcionamiento a finales de 2023. Algo que supondrá un fuerte impulso en un mercado clave como el brasileño. En ese país, Hijos de Rivera tiene radicada la filial bajo la que gestiona el negocio latinoamericano.

La segunda se ubicará en el polígono industrial de Morás, en Arteixo (A Coruña), con una inversión prevista de 170 millones para que esté lista antes del verano de 2024. En paralelo, Hijos de Rivera construye un nuevo edificio de oficinas frente a su, de momento, única fábrica, en el polígono coruñés de La Grela. Esta seguirá abierta, y compartirá con la futura instalación de Morás el agua con el que se elabora Estrella Galicia, una obsesión dentro de la compañía.

Estos son los grandes pilares para lograr el objetivo de facturar 1.000 millones en 2024. La ambición es que, de ellos, el 20% procedan del negocio internacional.

Para ello, la compañía sigue extendiendo su red societaria por distintos países. Además de en Brasil, la cervecera también tiene abiertas filiales en EE UU y México, convirtiendo a todo el continente americano en la prioridad a nivel internacional.

En paralelo, Hijos de Rivera también mirará a Europa: "Montaremos una filial en el mercado británico. Ya tenemos en Portugal y seguramente en Europa abriremos alguna más. En Asia tenemos una en ­Shanghái (China)", dijo Rivera, aunque reconoció las dificultades actuales que entraña el mercado asiático por las restricciones.

También explora oportunidades en Oriente Medio, a la vista del próximo Mundial de fútbol de Qatar. Lo que sí descartó el presidente de la cervecera es abordar el mercado africano, al menos con el plan estratégico diseñado hasta 2024.

Récords de ventas y beneficios en 2021

Resultados. De llegar a los 1.000 millones en 2024, eso significará incrementar en un 64% la facturación de 2021, que alcanzó un nuevo récord de 610,4 millones, según anunció la compañía. Una cifra que está un 27,4% por encima de la anunciada en 2020, un año afectado por la pandemia, y del 15% con respecto a 2019. Todo ello en un año en el que, en su primer trimestre, todavía persistían restricciones a la hostelería. Sin embargo, el volumen vendido de cerveza fue de 436 millones de litros, un 21% más que en 2019. El negocio de agua, por su parte, no ha recuperado los niveles prepandemia, aunque mejoró un 16,4% anual, hasta llegar a 189 millones de litros. El beneficio neto alcanzó un récord de 95 millones, un 80% por encima de la ganancia de 2020 y un 30% mayor que el de 2020.

Mix. Las mejoras de ventas se dieron en todas las geografías, según explicó Ignacio Rivera, aunque la aportación de cada canal ha cambiado de forma relevante con respecto a antes de la pandemia. Entonces, la hostelería superaba el 70% de lo vendido, mientras que en la actualidad ha bajado al 60%, con el otro 40% procedente del consumo doméstico.

Normas
Entra en El País para participar