Los bonos caen, baja la Bolsa... ¿qué puede hacer un inversor conservador?

Los expertos de MCH IS recomiendan optar por los fondos de retorno absoluto

Sala de tesorería.
Sala de tesorería.

Escenario de pesadilla para los inversores. Especialmente para los más conservadores. Las subidas de tipos de interés han provocado fuertes correcciones en los fondos de renta fija. En los más prudentes, las caídas rozan el 10%. ¿Mejor la Bolsa? No mucho. Un inversor centrado en renta variable registra pérdidas en 2022 del 8%.

En la firma de gestión de activos MCH Investment Strategy han recibido muchas consultas de clientes con ese perfil más conservador que no saben qué hacer con el dinero. Sobre todo teniendo en cuenta los disparados niveles de inflación.

Álvaro Sanmartín, economista jefe de la firma, explica los consejos que están ofreciendo a estos inversores. "La situación de los mercados va a mantenerse con una gran volatilidad y, en concreto, en la deuda soberana esperamos que haya más caídas", explica.

A su juicio, los bancos centrales van a tener más problemas de los previstos para contener la inflación, lo que llevará los tipos de interés por encima de donde espera el mercado, y esto dañará la valoración de la renta fija.

"En este contexto de mercado, la liquidez no es una opción, porque los niveles de inflación son altísimos. Tampoco la deuda soberana con plazos largos, ni la deuda corporativa", reflexiona.

Ante esta situación, desde la firma están recomendando sustituir las posiciones en liquidez por la inversión en fondos de inversión de los llamados "de retorno absoluto", que pretenden lograr rendimientos positivos en cualquier contexto de mercado, con la utilización de derivados financieros para poder apostar a favor de la caída de algunos activos, así como coberturas para amortiguar las correcciones.

En concreto, promueven dos fondos que han tenido buenos retornos este año. El fondo Ruffer Total Return International (que sube un 5,5% en 2022) y el Fulcrum Diversified Absolute Return (+6,6% en el año).

"Este tipo de estrategias está haciendo apuestas en corto contra la deuda soberana, que creemos que van a seguir funcionando bien. También tienen en cartera bonos ligados a la inflación. Son una buena alternativa", apunta Sanmartín.

Desde la firma también consideran que los inversores, incluso con perfiles moderados, pueden aprovechar para aumentar su exposición a Bolsa, especialmente europea, que tiene un potencial de revalorización importante. "A diferencia de lo que piensan muchos analistas, nosotros no creemos que vaya a haber una recesión en el corto plazo en Estados Unidos o en Europa. Nos parece que los bancos centrales van a ser capaces de enfriar las economías sin dañar tanto el crecimiento.

Normas
Entra en El País para participar